El Gobierno avanza con el uso de las Taser, un anhelo de Macri desde que era jefe de Gobierno

4 enero, 2019

El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, confirmó la compra de unas 300 armas. En la Ciudad, el Gobierno intenta desde 2010 su implementación.

El presidente, Mauricio Macri, reflotó un viejo anhelo que mantenía desde que era jefe de Gobierno: el uso de las Taser, las pistolas que fueron denunciadas ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por su posible uso como arma de tortura. Con esta misma línea, el secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, confirmó la compra de unas 300 Taser, que consideró como “fundamentales” para que un policía pueda detener a “un delincuente en una situación donde esté con un cuchillo, una botella o sacado por las drogas, por ejemplo”.

“Argentina tiene falta de armas intermedias entre la pistola y el bastón. Tiene que haber armas no letales para que la policía pueda actuar”, confirmó. En diálogo con radio Mitre, respecto de la crítica realizada por los organismos de derechos humanos, el funcionario opinó: “Si cada tema nos va a traer una reminiscencia no vamos a poder usar ningún arma. Tiene que haber un criterio de racionalidad, estas armas se usan en cientos de países y particularmente en el caso de las Taser están aprobadas por el RENAR hace mucho”.

Según publicó el diario Clarín, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, también instruyó a sus funcionarios a que evalúen los costos y la cantidad de armas que necesitará para cubrir con esta primera etapa de implementación. A eso se deberán sumar los costos en la capacitación del personal, de la Policía Federal y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, que puede duplicar el costo de la inversión inicial, que en forma global rondaría los 3 millones de dólares.

En la Ciudad, el Gobierno intenta desde el 2010 que su Policía esté habilitada para usar estas armas. Hace algunas semanas, en medio de la polémica que desató el nuevo protocolo de seguridad de Bullrich, la administración de la Ciudad  analizó adherir a la nueva normativa e implementar el uso de armas no letales.

“Vamos a profundizar este tema, el debate de protocolizar el uso de armas no letales, como las Taser, con la ministra Bullrich”, aseguró por esos días el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, en diálogo con radio La Red. Las principales objeciones sobre las pistola es Taser apuntaban tanto a muertes ocurridas por su uso en otros países como al peligro de que sean utilizadas como picanas.

El uso de este tipo de arma se discutió también en una reunión con funcionarios de Seguridad de Nación y Ciudad. A principios de diciembre, Horacio Rodríguez Larreta confirmó que la Policía de la Ciudad va a aplicar este nuevo reglamento de uso de armas de fuego. “La Ciudad va a adherir al nuevo protocolo, es un trabajo en equipo”, planteó el mandatario porteño. Sin embargo, no precisó a partir de cuándo.

La iniciativa es de vieja data. Formó parte de una reforma a la Ley de Seguridad Pública que el macrismo intentó aprobar en 2011. En 2013, la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad confirmó el fallo de primera instancia que había prohibido el uso de las pistolas Taser X 26 por parte de la Policía Metropolitana luego de una presentación del Observatorio de Derechos Humanos de la Ciudad (ODH) y que había sido apelado en su momento por el gobierno porteño.

En 2016, sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia porteño revocó, por mayoría, el fallo de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario, y habilitó su uso.

Comentarios

comentarios