Terremoto político en Europa

27 diciembre, 2018

Tratando de hacer abstracción de la propaganda del Gobierno argentino y sus ecos en los periodistas adictos al régimen, podemos sostener que los líderes europeos que participaron del G20, están parados en un tembladeral, parece que no tomaron nota del descontento y malestar de los pueblo con la aplicación de las políticas de ajustes y austeridad que imponen desde el capitalismo neoliberal.

Por Lic. Alfredo Buglioni

El Presidente de Francia Emmanuel Macron, sobrelleva una sublevación popular de los chalecos amarillos, como consecuencia del aumento de los combustibles y la quita de impuestos a los sectores pudientes de la sociedad francesa, esto le valió que las calles de Paris se asemejaran a una película de guerra con coches incendiados, vidrieras rotas y cientos de detenidos; algo similar ocurría en algunas ciudades y rutas del interior. La dimensión de ello se puede tomar al ver la cantidad de efectivos movilizados para reprimir: 90.000 miembros de las fuerzas de seguridad.

La primera reacción del Presidente galo fue indicar la infiltración de grupos de la Agrupación Nacional de Le Pen y sectores de la izquierda, pero rápidamente retrocedió en eso argumentos, entendiendo que el malestar era mayor, y haciendo algunas concesiones, suspendió la suba a los combustibles para el 2019 y aumentó el salario mínimo en 100 euros. Como en realidad, los «chalecos amarillos» no responden a un partido político, habrá que ver de aquí a las elecciones europeas quién capitaliza esa capacidad de enfrentamiento y resistencia al salvajismo neoliberal o si se disuelve como un brote espasmódico.

En Gran Bretaña Theresa May enfrenta una revuelta en el interior de los diputados conservadores (tories), que se niegan a aceptar el BREXIT tal cual lo pactó la Primer Ministra y la Unión Europea, a esto se le suma que los diputados unionistas del Ulster (PUD) también se oponen, siendo parte de la coalición del gobierno, en la misma sintonía el partido Laborista británico ejerce una presión para que se convoquen elecciones anticipadas para desalojar a los conservadores del gobierno y reencausar las negociaciones con le UE, un verdadero desastre si no hay las mínimas reglas de convivencia política.

En Alemania la Canciller Ángela Merkel, se debilita, ha dejado la presidencia del partido Demócrata Cristiano (CDU), la elección de Annegret Kramp-Karrenbauer supone un giro más conservador, para recuperar el terreno perdido en donde Alternativa por Alemania (AdF), han avanzado hasta ubicarse segundo en las encuestas, lo cual pondrá a prueba la coalición de gobierno que mantienen con los socialdemócratas (SPD), los cuales están en franca caída en los sondeos y disgustados por el giro del gobierno, fundamentalmente por la política migratoria pero las luces de alarma que se encienden son por la situación social y económica y los pone en alerta.

En tanto en Italia, el gobierno que preside Giuseppe Conte, alianza entre la Liga y el movimiento cinco estrellas (M5E), sigue su marcha, no sin tensión entre los socios políticos, con la presentación y discusión de los prepuestos que entra en plena colisión con la UE, mientras Mateo Salvini en una desbordada Piazza del Popolo en Roma, arengaba a los suyos con el “Primero los Italianos”, lanzándose a la competencia contra el modelo de Europa de Macron y Merkel que subordina al resto de las naciones europeas.

Con el presidente francés cuestionado por la revuelta popular, con la canciller alemana que se va corriendo de la escena política de su país, el eje franco-alemán comienza a perder terreno, a esto hay que sumarle una gobierno inglés con poco margen de maniobra ante una salida de la Unión Europea, y el crecimiento del tándem Salvini-Orban, por un nuevo proyecto europeo que se comenzará a dirimir en las próximas elecciones europeas de mayo del 2019, hace sentir que el terremoto político de la UE está a la vuelta de la esquina.

 

Comentarios

comentarios