Qué fue lo mejor y lo peor de la economía en los tres años de Macri

21 diciembre, 2018

Especialistas analizaron los resultados en macroeconomía, lucha contra la pobreza, empleo, industria, comercio exterior y transporte.

Por Juan Pablo Álvarez, para Diario Perfil

A tres años de haber comenzado su gobierno, la gestión de Cambiemos vio empeorar algunos aspectos clave de la economía, como es el caso de la pobreza y la inflación. Sin embargo, algunos expertos destacan que hay mejoras en materia de transparencia de los recursos, en la inserción de Argentina en el mundo y subrayan los intentos por mejorar el balance fiscal.

PERFIL consultó a una serie de especialistas qué balance hacen respecto de cuáles fueron los mayores aciertos y cuáles los peores desaguisados de Mauricio Macri en temas como la lucha contra la pobreza, la macroeconomía, la industria, el trabajo, el transporte, el comercio exterior y el mercado de capitales. Aquí, un repaso ítem por ítem.

POBREZA

Lo peor: Se trata quizás del punto más sensible para un gobierno que apuntaba a alcanzar la pobreza 0. Según la última medición del Observatorio de la Deuda Social de la UCA, la pobreza llegó al 33,6%, número más alto de la década iniciada en 2010. Al respecto, el director del Observatorio, Agustín Salvia, señaló: “Hubo errores económicos y el proceso inflacionario afectó los ingresos fijos de la población y los aumentos de las tarifas generaron un impacto en el presupuesto de las familias vulnerables. Hubo incrementos en la pobreza, tanto en términos monetarios como en capacidad de consumo y acceso a bienes y servicios básicos como salud, educación y bienestar en general».

Salvia explicó también: “No se generaron suficientes empleos en el mercado formal para que se produzca un derrame hacia los sectores informales, además de que tampoco hubo una política para reconvertir a los sectores informales en actividades más productivas”.

Lo mejor: “El sistema de protección social mejoró en gestión, transparencia y focalización. Desarrollo Social y ANSES generaron un vínculo más directo con los beneficiarios y lograron quitarle la mediación a municipios y organizaciones sociales”, destacó como aspecto positivo Salvia.

“Programas como la Asignación Universal por Hijo fueron ampliados a segmentos que no accedían, así como también se extendió el salario familiar a trabajadores cuentapropistas o de la economía social. Se perfeccionó el programa PROGRESAR, vinculado a los jóvenes”, añadió el especialista.

Por otra parte, Salvia afirmó que muchas personas mayores de 70 años que no tenían aportes suficientes pudieron obtener una pensión universal, que les garantiza un ingreso básico ciudadano. Y agregó que los créditos Argenta le permitieron a jubilados y pensionados sacar créditos a tasas negativas y solventar gastos.

En cuanto a aspectos que mejoran la calidad de vida, el director del Observatorio de la Deuda Social destacó que entre 2016 y 2017 hubo una gran inversión en infraestructura social, por ejemplo, agua, cloacas y transporte. La pobreza tuvo su mayor pico de la década.

MACROECONOMÍA

Lo mejor: “Lo que mejor le salió al Gobierno fue la salida del cepo, allá por diciembre de 2015”, afirmó el economista Federico Furiase, de la consultora EcoGo.

Por su parte, la directora de CERX, Victoria Giarrizzo, agregó: “Lo mejor fue haber conseguido financiamiento para recomponer las reservas y haber vuelto al mundo, de alguna manera. También haber comenzado con el proceso de desburocratización de la economía, algo que es de extrema importancia, y haberle dado de nuevo valor a ordenar el tema fiscal. Era inviable un país con los niveles de déficit que venía acumulando”.

En sintonía con uno de los puntos destacados por Giarrizzo, Irina Moroni, de Fundación Capital consideró que lo mejor fue la normalización de las relaciones internacionales.

Lo peor: Federico Furiase resumió de la siguiente forma los mayores traspiés de la economía macrista: “Hubo buenas intenciones, pero sin coordinación. Hubo una inacción en cuanto al ajuste fiscal en los primeros dos años de gestión, en paralelo a un Banco Central muy ansioso con la velocidad a la que quería bajar la inflación con la tasa de interés. Esa descoordinación entre una inacción fiscal y una política monetaria ansiosa por bajar la inflación, en un esquema de libre movilidad de capitales y flotación cambiaria (en una economía que no estaba preparada para esta libre flotación) terminaron generando desequilibrios muy fuertes hacia fines de 2017”.

Respecto de los desequilibrios, Furiase destacó: “Atraso cambiario, bola de nieve de Lebac (12% del producto), altos vencimientos en Letes en dólares y un rojo en la cuenta corriente que pasó del 2,5% del PBI a 4,8%. Esos desequilibrios dejaban muy expuesta a la economía a un shock cambiario frente a un corte del crédito y eso, para una economía que estaba financiando con deuda, fue explosivo. Se aceleró la inflación, se planchó el salario y se cortó el crédito”.

En tanto, Victoria Giarrizzo, consideró: “El Gobierno abusó del financiamiento y no le dio importancia a crecer e invertir. Priorizó el negocio bancario y financiero por sobre las empresas y el bienestar de las familias”. Además, Giarrizzo añadió: “En materia de presión tributaria agravó la situación, sin plantear ni un solo cambio en materia de eficiencia”.

“Las variables macro penden de un hilo y si no se reactiva la economía, si no crecemos, si no exportamos, esto no resiste. En resumen, le pondría un 2 en economía a este Gobierno. Aplazado”, opinó.

En forma sintética, Moroni señaló que lo peor de estos años fue la disparada de la inflación y el aumento de la pobreza, “que se incrementó por encima de los niveles del primer año de gestión”.

INDUSTRIA

Lo mejor: El director del Centro de Estudios Económicos de la UIA, Pablo Dragún, destacó como positivas la Ley Pyme y la Ley Compre Nacional y Desarrollo de Proveedores. Respecto de la primera consideró que “se quedó corta” en cuanto a su ejecución, pero se mostró expectante de la segunda tanda de aplicaciones. En relación a Compre Nacional, afirmó: “Nos parece una política de Estado interesante, que se lleva a cabo en los países desarrollados”.

También señaló que las exportaciones comenzaron a crecer un poco en 2017, pero porque la base de comparación baja y porque Brasil comenzó a reactivarse.

Lo peor: Dragún afirmó: “Lo que condicionó a la industria, más allá de las políticas específicas, fueron las condiciones macro, como las altas tasas de interés y la profunda baja en la demanda interna. Hay 100 mil asalariados menos que en 2015, la inversión subió en pocos sectores y cayó en otros.

En cuanto a las deudas para con la industria, Dragún explicó: “Argentina necesita una política de industria 4.0. Hay intentos, pero necesitan ser articulados y considerados prioridad de Estado, para crecer con base tecnológica y científica, con un sistema educativo acorde. Que lo fiscal no tape lo productivo y que lo productivo sea pensado a largo plazo”. La industria no se recupera, debido al bajo consumo interno y las altas tasas.

EMPLEO

PERFIL consultó al especialista Luis Campos, Coordinador del Observatorio del Derecho Social de la CTA, quien opinó que no hay nada bueno para mostrar en materia de trabajo. De hecho, criticó: “Es difícil encontrar algo positivo en materia de creación de empleo. Todos los indicadores dan mal si comparás con 2015 y cuesta encontrar alguna medida de contención que haya sido encarada por el Gobierno nacional”.

Al igual que Dragún se refirió a la caída del 9% en el empleo industrial y agregó: «Hubo una brutal caída salarial, tanto en el sector público como en el privado». También puntualizó que mcuhos empleos asalariados han sido reemplazados por cuentapropismo y que ello es “el reino del sálvse quién pueda”.

TRANSPORTE

Lo mejor: “La dirección adoptada en algunas cuestiones fue acertada: mejorar la conectividad del país a través de obras como la recuperación del Belgrano Cargas –iniciada durante el gobierno anterior-, el plan de infraestructura el vial, la reducción del costo de los fletes marítimos y la denominada revolución de los cielos”, refirió el economista Rafael Skiadaressis.

Lo peor: No obstante, Skiadaressis, destacó: «Obras relevantes de infraestructura, como la conexión ferroviaria en Vaca Muerta, quedaron truncas ante el fracaso de las PPP, siendo la confianza depositada en este mecanismo de financiamiento uno de los mayores desaciertos de la actual gestión. Pese a mejoras en materia de subsidios, como la creación de la tarifa integrada de transporte, el abrupto traspaso de los mismos hacia las provincias puede derivar en graves complicaciones para la continuidad y regularidad del servicio de transporte público, además de resentir el ingreso de las familias».

En resumen, Skiadaressis concluyó que: «El balance en materia de transporte no luce muy prometedor respecto a la ambiciosa hoja de ruta delineada».

COMERCIO EXTERIOR

Lo mejor: “La eliminación de todas las restricciones artificiales que estaban vigentes cuando el Gobierno asumió. Antes había que pedir permiso para exportar”, subrayó el especialista en comercio exterior Marcelo Elizondo. Además, reconoció las mejoras en las relaciones internacionales y una batería de instrumentos destinados a la desburocratización del comercio exterior.

“Otro punto es que se intensificaron las gestiones para lograr más acuerdos comerciales con el mundo”, refirió Elizondo. Aunque aclaró: “Son pocos todavía. Hay avances en acuerdos, pero hay otros en marcha”.

Lo peor: Según Elizondo, los puntos más flojos fue: “La dificultad para ordenar las variables de referencia macro, que complicaron mucho la inserción económica internacional. Es muy difícil plantear negocios internacionales con un ambiente de negocios complejo e inestable”.

Por otra parte, indicó: “No se han visto aún resultados de una mejora en la inserción económica internacional. Argentina va a exportar este año en niveles que son muy bajos en relación a lo que deberíamos lograr”. El comercio exterior no logra despegar.

MERCADO DE CAPITALES Y FINANZAS

Lo mejor: El director de FDI, Mariano Sardans, destacó como positivo la liberación del mercado cambiario y la reforma del mercado de capitales. Aunque, señaló que, debido a la crisis cambiaria aún esto no ha rendido frutos. También elogió que se haya blanqueado y regulado la figura del asesor financiero, “que hasta hace poco estaba en una nebulosa y podía ser cualquiera. En unos años se va a ver la importancia de estas medidas”.

Lo peor: Sardans criticó el impuesto a la renta financiera. “Mal llamado impuesto a la renta financiera, en realidad, ya que también incluye el impuesto a las diferencias inmobiliarias. Ha generado un ruido en el mercado de capitales y eso empuja el riesgo país”, agregó.

Comentarios

comentarios

OPINIÓN Por Jorge Ossona 

La revelación de Pichetto

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA