Itaí Hagman: “La unidad es clave: acá no sobra nadie para enfrentar esta situación”

5 diciembre, 2018

Charla-debate organizada por Patria Grande junto a los dirigentes de Unidad
Ciudadana de San Martín.

El día de ayer se llevó a cabo en nuestro distrito una charla-debate organizada por el espacio “Patria Grande”. La temática abordada fue “la construcción de nuevas mayorías para derrotar al Neoliberalismo”, y contó con la participación de Itai Hagman, Hernan Letcher, Gisela Stablun y Mariela Castro.

Si bien el debate se encuadraba en el marco de la presentación del libro de Itai Hagman y Ulises Bosia, la presentación se focalizó más en la temática de la lucha contra el avance neoliberal y en los desafíos que se presentan de cara a las elecciones del año que viene. A este respecto, Letcher y Hagman fueron categóricos: la unidad de la oposición es fundamental. Pero esa unidad no debe ser sinónimo de moderación política. Y además, debe estar encolumnada detrás de la figura de Cristina Fernández de Kirchner. “Cristina no se moderó, hizo lo contrario”, indicó Hagman, y sostuvo que gracias a haberse mantenido en su postura de oposición frontal al macrismo, muchos espacios que no formaban parte de su plataforma política empezaron a acercarse a ella. “La unidad debe ser urgente, amplia, y antagónica al neoliberalismo. Y Cristina es la garantía de ese antagonismo”, sostuvo.

También hubo una especial mención al valor de la lucha de los sectores del feminismo y de la comunidad LGBT. “El neoliberalismo y el patriarcado van juntos, y deben caer juntos”, indicó Mariela Castro. Y Hernán Letcher agregó: “cuando le pagás un sueldo a un hombre, te llevás parte del trabajo que, por mandato patriarcal, hace la mujer”. Aquí se advirtió acerca de la repercusión que el movimiento feminista recibió en los últimos tiempos, como si una lucha que lleva años de historia recién se estuviese haciendo visible. Por supuesto, los sectores neoliberales tratarán de apropiarse de esa lucha, y por eso es necesario que tengan un espacio en la construcción de nuevas mayorías: “el movimiento feminista es anti-neoliberal y anti-macrista” – indicó Gisela Stablun – “pero ellos lo van a usar [igual]. Tenemos que lograr que el movimiento feminista tenga representatividad política”. Así, se llamó a la tarea de femenizar la política y que las mujeres estén a la vanguardia de este frente.

También hubo tiempo para analizar los términos del debate en los cuales se juega la política actualmente y para hacer una pequeña deconstrucción de los discursos hegemónicos. Letcher indicó que “Macri vino a hacer lo que está haciendo: meternos la mano en los bolsillos a todos los trabajadores”, en referencia a los tarifazos y a la reasignación de la riqueza en manos de los sectores financieros. Hagman estuvo de acuerdo, y dio paso a una de las reflexiones más interesantes de la noche: agregó que si bien esa es una de las tareas que vino a desempeñar el macrismo, no es la única. En realidad, el neoliberalismo en América Latina (entendiéndolo como una avanzada regional que incluye como último ejemplo el triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil) viene a transformar las relaciones sociales, los preceptos culturales, la ideología en general. Se trata de una recolonización cuyo objetivo es romper con la reaparición de las ideologías populares. El neoliberalismo actual, el macrismo, propone según Hagman una reposición de las jerarquías sociales, entrando de lleno en el territorio cultural de la Nación. “Las grandes mayorías saben que hoy viven peor que hace tres años”, sostuvo Hagman, y agregó: “desde lo económico [los dirigentes de Cambiemos] no tienen un sólo resultado positivo para mostrar”. Pero la disputa por el sentido no se resuelve en datos y cifras, sino en cómo las personas interpretan la información. El partido de gobierno – profundizó – intenta quitar el aspecto económico de la discusión y hacer hincapié en elementos neoliberales y neoconservadores como el orden y la seguridad, desplazando la agenda hacia los términos de la discusión que prefieren. Para el partido de gobierno, el voto no debe decidirse por razones económicas, sino por razones emotivas: “no voto para estar mejor. Voto para que el otro esté peor, que vuelva a su lugar”, sentenció Hagman.

Para finalizar, hubo espacio para preguntas de los asistentes y para una pequeña reflexión. La unidad de la oposición debe ser un eje fundamental para presentar un proyecto que pueda disputar cada territorio. Y se debe hacer hincapié en transformar cada territorio, prestando atención a las necesidades específicas de los vecinos. Pero la unidad no es suficiente: también debe sumarse a aquellos grupos que mantienen desde siempre su lucha contra el avance neoliberal, tanto antiguos como nuevos: los grupos feministas, la comunidad LGBT, los sindicatos, las agrupaciones sociales y los trabajadores de la economía popular.

El evento contó con la presencia de la concejal por Unidad Ciudadana Leticia Ullua, además de diversas agrupaciones populares de San Martín, entre otras: “Todos unidos venceremos”, “Juana Azurduy”, “Merendero de Esperanza”, “Militancia popular San Martín”.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA