Un sector del peronismo inicia el debate para una reforma constitucional

24 octubre, 2018

Marcelo Koenig, secretario general de la corriente “Descamisados”, pasó por Radio UrbanaBA y contó los motivos del encuentro que dirigentes de todo el país, incluído José Luis Gioja, protagonizan este jueves en la calle Matheu. “Cada constitución se condice con un proyecto de país: ¿Cuál era el proyecto del ’94? El neoliberalismo”, afirmó.

Contanos sobre el encuentro.

Es una iniciativa de un grupo de compañeros diversos. Algunos nos dedicamos a la cuestión constitucional y otros de la política. Los constitucionalistas tenemos a Jorge Cholvis, que es uno de los discípulos de Sampay, y que fue redactor de la primer constitución de 1949. La idea fue convocar a distintos compañeros para abrir el debate de la necesidad de una nueva constitución. También para elevar la puntería de la discusión política. Para que no nos coma la coyuntura. Estoy a punto de salir a la movilización en contra del presupuesto pero, al mismo tiempo, creo que hay que discutir el proyecto de país. Cuando uno discute una constitución no discute otra cosa que el proyecto de país.

¿Cómo empieza esto? ¿Van a ser varias reuniones a lo largo de semanas?

Mañana es un evento de debate, con muchos compañeros invitados. Entre ellos el presidente del PJ, José Luis Gioja. Algunos que fueron parte de la convocatoria original y otros que se sumaron cuando empezó a rodar. La idea es, cómo bien decías, armar un equipo para organizar un homenaje a la constitución del ’49, que es el año que viene. El 11 de marzo se cumplen 70 años de su puesta en vigencia. De alguna manera nosotros consideramos que esa constitución que fue derogada por un mando militar, lo que a veces nos queda está en el futuro no solamente el en pasado. Uno piensa que una constitución es algo complejo que no impacta en la vida de los argentinos, pero, como ejemplo: todos estos tarifazos que estamos sufriendo no serían un problema por que su artículo 40, entre otras cosas, dice que los “recursos estratégicos tienen que estar en manos del estado”, planteaba que los servicios públicos no solamente son  propiedad del Estado, sino que, además, no pueden ser concesionados. Así no tendríamos el problema de las exigencias de las empresas privatizadas tratando de que los consumidores le paguemos las ganancias.

Respecto del borrador que puede llegar a circular: por un lado democratización de la Justicia, por otro la opción de la reelección presidencial indefinida, que para mí es polémico. Pasar de una democracia representativa a una participativa. Son cosas que habrá que explicar un poco más para entenderlas. 

Hay que poner en claro una cosa: del borrador habla Clarín. No existe un borrador. Existe un inicio de plantear una discusión sobre la Constitución

. Es importante aclarar eso. Después hay posiciones personales que traemos los compañeros sobre determinada temática. Yo, por ejemplo, creo que sin democratización de la Justicia no es posible construir un gobierno a favor del pueblo. Me parece que ahí hay una cuestión fundamental. Podríamos decir muchas otras. Sin poner a la propiedad privada en función social, como dice la constitución del ’49, no hay justicia social posible. Hay un montón de cosas que uno puede aportar, pero son discusiones. Algunos piensan que las discusiones tienen que ver con otros temas. Hace poco les respondía en una entrevista a un compañero, Martín García, que me planteaba que a él le parecía que había un modelo en la constitución chaqueña de 1951, que fue la más avanzada de las constituciones de todas las provincias, una especie de tercera cámara que estaba en representación de las organizaciones libres del pueblo. Era fundamental que tuvieran representatividad y decisión al a hora de construir las leyes. Cada uno le hace su aporte. Lo fundamental acá es que la constitución es algo demasiado importante para dejársela  solamente a los abogados. Tiene que haber una participación popular en la discusión, también en la redacción. ¿Qué es lo que queremos? Por que la constitución es un pacto de convivencia entre los argentinos. Todos tenemos derecho a opinar en qué país queremos vivir.

¿Son críticos de la constitución reformada en el ’94?

Absolutamente, sí. Yo planteo: cada constitución se condice con un proyecto de país. ¿Cuál era el proyecto del ’94? El neoliberalismo. ¿Qué cosas de neoliberalismo pueden encontrarse en la constitución del ’94? Tiene dos ejemplos de este espíritu neoliberal: con el barniz del progresismo dice “los recursos naturales son de las provincias”. Esto en la constitución del ’49 eran de la nación, que estaba obligada a negociar el beneficio que producían con las provincias, en la del ’94 es al revés. Las provincias las que tienen que disponer de esos recursos. ¿Qué es lo que sucede entonces? Quien se tiene que sentar a negociar con las petroleras, por ejemplo, no es la Nación en su conjunto: apenas una provincia que quizás tiene mucho menos presupuesto que esa petrolera. Me parece que ahí es como que era a interés de esos grupos económicos bajar el perfil justificado en federalismo. Otro ejemplo: la cuestión de incluir como sujeto de la constitución a los consumidores. Las constituciones liberales tienen como sujeto a los ciudadanos.

De hecho en la del ’94  fue algo muy especial que se trabajó.

Se introduce esa lógica de los consumidores. No son como las constituciones sociales que se refieren a los trabajadores: tienen como sujeto a los consumidores. Así se ve a ese pueblo que constituye la nación. Esas son algunas pinceladas de por qué esas constitución del ’94 no tocó la sustancia, fue una reforma “cosmética” de la del ’53, me parece que lo que lo hizo fue para profundizar este proyecto de país que fue el neoliberalismo.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA