Crecen los gestos de «unidad» dentro del peronismo

22 octubre, 2018

El 17 de octubre pareció marcar un quiebre en materia de unidad para el peronismo. Acercamientos y rupturas en la antesala del año electoral.

La primera lectura política que se impuso luego de los actos del 17 de octubre fue la obvia: el peronismo dividido celebró por separado. La tribu kirchmerista en Merlo con los intendentes bonaerenses y Máximo; los gobernadores y Manzur en Tucumán.

Sin embargo, desde el pasado miércoles se han multiplicado las señales que indican que el camino a la unidad que tanto reclama el peronismo no está necesariamente clausurado.

Durante el acto en Tucumán, fue el propio gobernador Manzur quien exaltó desde el atril: «le pido a todos los compañeros sin excepción, a nivel nacional, el peronismo puede y debe ir unido», lanzó, no sin repetirlo enfáticamente.

La frase es elocuente. Sobretodo luego de que el propio Manzur y varios gobernadores hubiesen calificado a CFK como parte del «pasado», clausurando la posibilidad de confluir en un frente electoral con el kirchnerismo el año próximo.

En díalogo con este medio, el diputado provincial Lauro Grande (La Cámpora) ponderó positivamente todos los actos del peronismo, y reconoció que desde el kirchnerismo se habla con todos los sectores.

«El límite es Macri», repiten una y mil veces las distintas tribus del peronismo.

Sobre el cierre de la semana pasada, el exministro de economía Axel Kicillof, se mostró junto al mandatario de La Pampa, Carlos Verna. El pampeano, siempre se mostró díscolo con CFK, incluso en su momento de mayor popularidad y fue uno de los impulsores de la reaparición de Sergio Massa en las reuniones del CFI en la previa del debate por el presupuesto.

Seguidamente, se lanzó Unidad Ciudadana en San Juan. Si bien no estuvo presente el gobernador Sergio Uñac, estuvo presente, el ex gobernador y actual titular del PJ a nivel nacional, José Luís Gioja, quien fue uno de los oradores y activo armador.

Los gestos no pueden ser leídos de manera aislada, sobre todo cuando falta menos de un año para el cierre de listas y el gobierno se apresta a dar media sanción a un presupuesto que sustraerá 500 mil millones de pesos de la calle, en pos del déficit cero.

Otro gesto para mirar es el del sindicalismo. Mientras el ala moyanista se muestra cada vez más activo en su confrontación con el Gobierno, el ala moderada (tal vez empujada por las bases y sin más margen para la espera) ya anunciaron un paro general con movilización para antes de fin de año.

Durante el día domingo, Daniel Arroyo expresó su vocación de ser candidato a gobernador en el marco de una «gran PASO», que incluya a Unidad Ciudadana y otras fuerzas y hasta la propia Graciela Camaño fue por primera vez ambigua ante la posibilidad de confluir con el kirchnerismo al hablar de una decisión que debería ser «bilateral».

En materia parlamentaria sin embargo, la novedad está dada por lo ruptura del bloque del FR. Solá, Moyano, Arroyo y otros dos diputados conformaron un nuevo grupo de trabajo con el Evita.

Un peronismo que mueves sus fichas, para lo que será un año clave en la permanencia de Cambiemos en el poder, o su salida del mismo.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿ Habrá acuerdo con el FMI ?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA