Aborto clandestino: “Las feministas le evitamos un montón de muertes al Estado”

15 agosto, 2018

A raíz de la muerte de una mujer de 34 de años luego de realizarse un aborto, Carolina Pedelacq, referente del Movimiento Evita y la Oleada Feminista dialogó con LaNoticiaWeb en Radio UrbanaBA. Repudio a la votación del Senado y al rol del poder ejecutivo provincial, que “impiden una legislación acorde a la realidad que las mujeres sufren en realación a la interrupción de embarazo”, señaló

Carolina Pedelacq, responsable de Mujeres del Movimiento Evita en San Martín se refirió a este caso: “Desde el movimiento de mujeres queremos repudiar y responsabilizar tanto a la gobernadora Vidal como a los senadores y senadoras que el pasado miércoles votaron a favor de la muerte de las mujeres, queremos responsabilizarlos por esta nueva muerte que hoy nos toca tan de cerca”

La mujer vivía en José León Suarez, donde funciona también hace cinco años la red de consejerías feministas “la Hoguera”, de acompañamiento pre y post aborto, quienes mediante un comunicado expresaron su total repudio a la Gobernadora y afirmaron que “mantener el aborto en el marco de la clandestinidad es femicidio”.

“Las feministas le evitamos cantidad de muertes al estaado, porque solo la organización popular responde ante la asusencia de políticas públicas. Esto se da tanto en las políticas de prevención como en la interrupción del embarazo, hemos generado estadísticas y logramos acceder a sectores que el Estado no llega. Pero hoy nos siguen negando un derecho y lo vemos reflejado en el caso de Liz, quien vivía muy cerca de la Consejería” dijo Carolina Pedelacq, quién además es docente de escuelas secundarias del distrito.

 

La entrevista completa:

¿Qué otra información hay a raíz del fallecimiento de la mujer el martes pasado?

La información es clasificada, por que está la historia clínica. La familia está preservada, entonces no hay mucha información. Lo que sí es correcto es que Liz fue derivada al Hospital Belgrano; ahí tuvo una septicemia y se le tuvo que extraer el útero. Entró en un cuadro de terapia intensiva y por fue llevada al Hospital de Pacheco, donde un par de horas después falleció. Cabe recalcar que el Hospital Belgrano realizó todo el procedimiento como se podía. Hay una red de profesionales dentro del Hospital Belgrano que realmente hicieron la tarea que tenían que hacer hasta donde pudieron. Intentaron salvar su vida pero el cuadro con el que llegó Liz era grave.

Era interesante entrar en contacto con vos Carolina, en relación al trabajo que realizan en los barrios, la tarea de concientización más allá de cuando se llega a estas situaciones límite, donde no hay vuelta atrás. ¿Cuál es la tarea de ustedes como socorristas del frente de mujeres?

En primer lugar, nuestro espacio lo denominamos “consejería feminista”, porque tiene que ver con asesorar, brindar información y acompañar interrupciones de embarazo de manera segura. Prevenirlas y hacer lo que denominamos “post-aborto”, que tiene que ver con la anticoncepción, posterior a una interrupción de embarazo. Nosotros hace cinco años que, con la consejería feminista “La Hoguera”, venimos trabajando en José León Suárez y otros territorios populares. Trabajamos siempre de una manera muy informal. A partir de este año logramos institucionalizar nuestra práctica siendo parte de una red de consejerías articuladas con profesionales de los centros de atención primaria. En San Martín hay quince centros de atención primaria que garantizan el acceso a un aborto seguro por causales. Logramos instalar un día y un horario en un consultorio de la mutual de la CTEP.

¿Dónde es eso?

En Boulevard Ballester 7278, José León Suárez. Los viernes de 9 a 13. Cerca de Avenida Márquez. Tenemos horario pero lo que hacemos es trabajar en articulación con médicos y médicas del Centro de Salud número 10, que tienen una red profesional muy buena. Garantizan el acceso a la interrupción legal del embarazo por causales. Se hacen derivaciones. Obviamente ellos son los profesionales y nosotras hacemos una consulta previa de asesoramiento y contención, para poder trabajar con las mujeres que se acercan para poder quitar la culpa. Lograr concientizar que la mayoría de las mujeres abortamos por diferentes motivos; que está bien poder legitimar la práctica. Y lo que tiene que ver con el uso del misoprostol se hace con las médicas de la sala. Llegan a la sala con un diagnóstico que tiene que ver con la cantidad de semanas, ecografías. Con situaciones más complejas siempre estamos en comunicación, dado que ninguna de nosotras es médica. Nos formamos con ellas a través de la experiencia y, si bien no manejamos lo que tiene que ver con medicación, sí estamos en el acompañamiento y el acceso a la información.

¿Alguna reflexión el día después del “no” en el Senado? ¿Cómo se sigue?

Lo positivo es que logramos un piso de conciencia de lo que tiene que ver con el acceso al aborto legal seguro y gratuito. Consideramos que la masividad a la que se llegó, tanto el 13 como el 8, genera un piso de conciencia y a aprtir de eso podemos construir digamos, para el año que viene la nueva presentación del proyecto de ley, lograr que salga.

 

 

 

Comentarios

comentarios