Lagarde se reunió con Macri y respaldó los recortes para reducir el déficit fiscal

22 julio, 2018

La titular del organismo internacional, cenó en Olivos con el presidente la Nación, y el ministro de Hacienda.

Cuando todavía no se disipó del todo la desconfianza de los inversores sobre el programa fiscal, el presidente Mauricio Macri le ofreció anoche una cena en la residencia de Olivos a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional(FMI), Christine Lagarde , que le dio un fuerte respaldo a la marcha del programa de recorte fiscal establecido en el acuerdo con el organismo.

Antes de sentarse junto al Presidente, Lagarde conversó a solas con el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , también en Olivos. Los voceros oficiales de esa cartera aseguraron que la titular del FMI “elogió la evolución de las cuentas fiscales en la Argentina”.

En rigor, Lagarde y sus colaboradores llegaron a la Argentina para participar de la reunión de ministros de Finanzas del G-20 que se realiza en el Centro de Exposiciones y Convenciones (CEC). No vino al frente de una misión de supervisión de las cuentas argentinas.

Como parte de la agenda del G-20, la directora del Fondo se reunió también con el presidente del Banco Central , Luis Caputo , con quien dialogó sobre el rol del BCRA y la política monetaria.

Según un comunicado oficial tras el encuentro con Dujovne, Lagarde le transmitió al ministro “el respaldo del FMI a la presidencia argentina del G-20 y sus prioridades: futuro del trabajo e infraestructura para el desarrollo”. También se conversó “sobre la situación económica internacional” y Lagarde “elogió la evolución de las cuentas fiscales en la Argentina”. En rigor, el ministro reiteró los números del déficit del primer semestre difundidos anteayer, que arrojan que el desequilibrio fiscal fue del 0,8% del PBI, mientras que en el mismo período de 2017 había sido del 1,4%.

En su cuenta de Twitter, Lagarde escribió: “He tenido una muy productiva reunión con el Ministro @NicoDujovne. Reiteré el apoyo del FMI al plan de reformas de las autoridades argentinas. Tengo muchas ganas de participar en las reuniones de @ g20org este fin de semana bajo su liderazgo”. La comida con Macri fue en el mismo tono.

El Presidente estuvo acompañado por Dujovne, Caputo y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. La jefa del Fondo fue secundada en Olivos por su número dos, David Lipton; el director del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, y el encargado de Argentina, Roberto Cardarelli.

 

 

Aunque Lagarde había venido al país en marzo para el primer encuentro de ministros de Finanzas, esta es la primera vez desde que se aprobó el acuerdo por US$50.0000 millones entre el Gobierno y el FMI, de los cuales ya se desembolsaron 15.000 millones. El gobierno de Macri recurrió al Fondo luego de la corrida cambiaria que desembocó en una devaluación del 35% del peso.

No fue el único encuentro internacional ayer del Presidente. En Olivos había recibido al titular del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Moreno, junto a Dujovne; al secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, y al arquitecto Alejandro Aravena, a cargo del proyecto para la construcción de la nueva y moderna sede del BID para el Cono Sur.

“Esta no fue una misión del FMI, sino que Lagarde vino en el marco del G-20 y la Argentina le expresó las prioridades para la cumbre: el futuro del trabajo y el desarrollo y el incentivo a las inversiones privadas en todo el mundo para la creación de infraestructura”, señalaron en el Gobierno. En la reunión con Dujovne, Lagarde repasó la marcha del plan de recortes del Gobierno y, según confiaron en la Casa Rosada, “el ministro le mostró los números que se encaminan al cumplimiento de la meta de déficit del 2,7% del PBI para este año y del 1,3% para 2019”.

Pese a que llegó en un momento complicado de recesión e inflación, la titular del FMI le hizo sentir el apoyo a Macri. Entre las metas del acuerdo con el Fondo, la inflación para este año debería ser del 27% y la de 2019, del 17%.

En cuanto a los números fiscales, la visitante se mostró satisfecha con el resultado fiscal de junio, con un déficit fiscal primario de $56.664 millones y en el primer semestre de $105.825 millones, el equivalente al 0,8% del PBI (había sido el 1,4% del PBI en el primer semestre de 2017).

En términos nominales, el déficit en el primer semestre fue 26,7% menor que en igual período del año pasado, mientras que en términos reales, si se cuenta la inflación, la baja del déficit primario en el semestre fue del 41,9% con respecto a igual período del año anterior.

Comentarios

comentarios