Sin sorpresas, el Senado Bonaerense dio media sanción a la reforma de la Ley del Turf

11 julio, 2018

Cambiemos hizo valer su mayoría en la Cámara Alta y ahora, el proyecto del oficialismo que propone eliminar el fondo estatal de $1.000 millones a la actividad, pasará a Diputados.

Sesión en el Senado de la Provincia de Buenos Aires.

En el marco de una sesión ordinaria que se extendió por más de tres horas, uno de los temas más destacados a tratar fue el proyecto del oficialismo para modificar la Ley del Turf. Principalmente la eliminación progresiva del Fondo de Recuperación Histórica, actualmente de $1.000 millones. Con mayoría propia, 28 legisladores de Cambiemos votaron por la afirmativa; 13 de la oposición por la negativa. Ahora la mirada estará puesta en la Cámara de Diputados.

El senador oficialista, Juan Pablo Allan, fue quien presentó el proyecto y el primero en tomar la palabra para defender el accionar de Cambiemos. “La nueva Ley le dará herramientas al Turf para que crezca a futuro”, señaló y, entre ellas, indicó la realización de emprendimientos inmobiliarios o un paseo de compras dentro. En tanto, alegó que “el Estado tiene que retirarse de las actividades que puedan generar sus propios recursos” y que los subsidios sólo deben ser utilizados en situaciones de emergencia.

Acompañó su par de la CC-ARI, Andrés De Leo: “El subsidio duró 14 años, pero hoy creemos que el fondo no benefició a la actividad hípica”, remarcó. “Lo que el Turf devuelve en impuestos, no alcanza para sostener el subsidio. Ese argumento no alcanza”, prosiguió. “La intención del gobierno es generar mayor cantidad de gente con interés en la actividad hípica que vayan reemplazando al subsidio”, defendió.

En tanto, los tres bloques de la oposición (UC, PJ Unidad y Renovación y el Frente Renovador), se abroquelaron y coincidieron en rechazar la medida. Sus argumentos giraron en torno a la posible pérdida de más de 80 mil fuentes de trabajo, que el Turf no es un juego sino una industria, y que no se otorga un subsidio si no un fondo que no proviene de las arcas estatales y sí de un privado como los slots.

En este sentido, el legislador de UC-FPV, Gervasio Bozzano, apuntó: “El Turf es generador de empleos y recursos. Es contradictorio que ataquemos, en este momento,a una actividad que da 80.000 puestos de trabajos”. “Es una actividad con un gran potencial de crecimiento y generación de divisas. Queda claro que esto no es un juego”, agregó.

Uno de los discursos más relevantes lo brindó el massista Fernando Carballo. “Creo que se confunde cuando se habla de juego. Esto es una industria productiva: tener una yegua, criar un potrillo”, arrancó. En tanto, aclaró que lo que se le otorga a la industria “no es un subsidio, es una compensación, producto de haber entendido que es más fácil tener una tragamoneda, que apoyar una industria que tiene 80.000 trabajadores”. “Una máquina tragamonedas se puede guardar y poner a funcionar cuando sea necesario. Pero, un caballo de carrera no, lleva mucho trabajo”, completó.

Darío Díaz Pérez del PJ Unidad y Renovación también resaltó su preocupación por las posibles pérdidas laborales. En tanto, Teresa García, presidenta del bloque Unidad Ciudadana-FPV, se manifestó en igual sentido, al tiempo que pidió detalles del destino que tendrán esas partidas.

Trabajadores de la Industria Hípica se manifestaron desde temprano en las puertas e inmediaciones de la Legislatura a modo de manifestar su rechazo y postura frente al proyecto de ley; y ante el riesgo de la pérdida de más de 80 mil puestos laborales.

Ahora, la esperanza de la actividad estará puesta en la Cámara de Diputados, donde el oficialismo está obligado a negociar si quiere su aprobación. En principio, parecería que la oposición votaría en su totalidad en contra y esto alcanzaría para que la nueva Ley de Turf no obtenga sanción.

Comentarios

comentarios