No desdoblar, la clave

11 abril, 2018

De cara a 2019, Mauricio Macri intentará que la mayor cantidad de provincias se acople a las elecciones con los comicios nacionales. Quiénes estarían dispuestos y quiénes no. Los gobernadores en duda y las proyecciones de la oposición que podrían modificar el panorama.

Macri y miembros del gabinete junto a todos los gobernadores provinciales.

A un año y medio de las próximas elecciones presidenciales, Cambiemos comienza a diagramar su estrategia. Más allá del primer objetivo, ya explicitado, de lograr la reelección de sus tres principales figuras de los tres distritos más relevantes –Mauricio Macri (Nación), María Eugenia Vidal (Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires– otra de las metas primordiales es que la mayor cantidad de provincias realicen sus elecciones en tándem con las nacionales.

Como se mencionó anteriormente, los territorios actualmente en manos de Cambiemos no correrían peligro. Ellos son, la Ciudad de Buenos Aires, y con Larreta como candidato, a ir por los 16 años de gestión del PRO allí; Buenos Aires, con la indiscutibilidad del liderazgo y candidatura de Vidal; Gerardo Morales en Jujuy, uno de los radicales más macristas, irá por un mandato adicional al igual que su par de Misiones, Hugo Passalaqua. Mendoza, actualmente en manos de Alfredo Cornejo, tiene la particularidad de ser una de las dos provincias que no permiten la reelección; sin embargo, el radical irá en línea con el ejecutivo nacional para que el candidato del espacio tome el impulso de la boleta de Macri. En tanto, el otro boina blanca, Eduardo Valdés, de Corrientes no entra actualmente en el mapa del gobierno ya que recién en 2021 habrá una nueva elección en ese territorio.

En tanto, hay algunos gobernadores que el gobierno mediante actos, reuniones y demás, intenta convencer para que no desdoblen elecciones. Uno de los casos es el de Chubut; Mariano Arcioni tuvo que hacerse cargo del ejecutivo luego del fallecimiento de Mario Das Neves y desde el macrismo intentan acercarse y que se convierta en un nuevo aliado. Lo mismo con el peronista Juan Schiaretti de Córdoba; la buena sintonía con el gobierno, la posibilidad de ir por una reelección y la incertidumbre del peronismo harían que se aliñé al pedido del gobierno.

La misma duda surge con la catamarqueña Lucía Corpacci, que con la posibilidad de ser reelecta indefinidamente, podría cuidar el territorio y su propio poder. De buen diálogo con el gobierno, hace unos días pareció dar un mensaje en este sentido: en una importante reunión del PJ que busca la renovación y tuvo lugar en su provincia, no apareció.

Luego, uno podría ubicar a otro grupo de dirigentes, en su mayoría pertenecientes a la ‘Liga de los Gobernadores’. Gran parte de ellos jóvenes, sin apuros porque pueden acceder a un nuevo mandato, y con aspiraciones personales más importantes para 2023, dependerán del candidato que represente al peronismo dialoguista o no kircherista en 2019. Aquí uno puede anotar a Domingo Peppo (Chaco); Sergio Casas (La Rioja); Sergio Uñac (San Juan); Roxana Bertone (Tierra Del Fuego); y José Luis Manzur (Tucumán). Algunos de ellos ya han expresado su favoritismo por su par de Salta, Juan Manuel Urutbey a quien su imposibilidad de ir por otra reelección lo ayudaría a tomar más impulso en este sentido y, a pesar de ser uno de los peronistas con mejor diálogo con Casa Rosada, podría endurecer su perfil. Ya sea por apoyar a un candidato o cuidar su terreno, estos mandatarios no apoyarían el no desdoblamiento de elecciones.

Por último, los más acérrimos opositores, convencidos de desdoblar el proceso electoral. Gildo Insfrán para continuar perpetrado al ejecutivo de Formosa, permitido por la reelección indefinida; Carlos Verna en La Pampa que con la decisión reciente de no adherir al Pacto Fiscal dio otra muestra de estar alejado del gobierno nacional; la misma suerte corre San Luis que incluso podría dar como candidato a presidente y contrincante al actual gobernador, Alberto Rodríguez Saá; en Neuquén, hace unos días Omar Gutiérrez del inoxidable Movimiento Popular Neuquino dijo que no desdoblará elecciones luego del pedido que hiciera quien seguramente será candidato de Cambiemos allí, Horacio ‘Pechi’ Quiroga. Río Negro, en tanto, debe elegir un nuevo gobernador en 2019 y Alberto Weretilneck ya maneja algunos nombres para su sucesión, de modo que alinearse sería un suicidio político. Alicia Kirchner, en Santa Cruz, es otra de las tres provincias que permite la reelección indefinida, y, obviamente, irá por el objetivo de acceder a un nuevo mandato haciendo fuerte hincapié en su apellido y la contraposición a Macri.

Los casos que restan son los de Santiago del Estero y Santa Fe. En el primer caso, se descuenta que, como viene sucediendo, Gerardo Zamora y Claudia Ledesma, marido y mujer, continúen traspasándose el mando del ejecutivo con un contundente respaldo de la población de por medio. En el caso de Miguel Lifschitz, hay fuertes trascendidos de que se podría reformar la constitución ya que, como Mendoza, permite la reelección del gobernador, pero no de manera consecutiva, de ser así podría seguir la línea de los que apuntarán a no desdoblar la elección.

Dos datos a tener en cuenta: en las elecciones legislativas de 2017, en los territorios donde se provincializó la campaña, Cambiemos perdió; en aquellos donde la nacionalizó (Salta o Córdoba), ganó. El otro, los territorios bajo la órbita de Cambiemos (Buenos Aires, CABA, Mendoza, Jujuy y Corrientes) concentran al 53,7% del electorado o 18 millones de votantes.

Comentarios

comentarios