Ricardo Alfonsín: “Está vacante un espacio de centro izquierda que hay que cubrirlo”

6 marzo, 2018

El ex diputado nacional por la UCR dialogó con LaNoticiaWebRadio e hizo referencia a reuniones que mantiene desde hace tiempo con algunos dirigentes políticos. Volvió a remarcar sus diferencias con la conducción del partido y con ciertas decisiones que se han tomado como parte de Cambiemos en la coalición de gobierno. “No le tengo miedo a las diferencias, le tengo miedo a los silencios”, expresó.

Ricardo Alfonsín, diputado nacional radical por Buenos Aires.

 Ricardo Alfonsín, diputado nacional por la UCR dialogó con LaNoticiaWebRadio e hizo referencia a reuniones que mantiene desde hace tiempo con algunos dirigentes políticos. Volvió a remarcar sus diferencias con la conducción del partido y con algunas decisiones que se han tomado dentro de la coalición de gobierno Cambiemos. “No le tengo miedo a las diferencias, le tengo miedo a los silencios”, expresó.

- ¿Cuál es su opinión acerca de la nueva agenda del gobierno, por ejemplo con la igualdad de salarios, despenalización del aborto, Campo de Mayo como parque nacional?

No me parece mal que Macri formule esas iniciativas. Lo que me parece mal es que se abandonen otros temas o que, por lo menos, no sean incluidos en el discurso como, por ejemplo, lo económico. No hizo referencias, solo expresiones de deseo. Me preocupó, porque de la economía dependen, naturalmente, en gran medida la posibilidad de que la gente viva bien o mal.

- ¿Cómo ve la economía?

Con dificultades. Sería un necio si las negara. Los indicadores que existían en 2015, que nos hacían decir que la Argentina era difícil y que se iba a complicar resolver los problemas que se heredaban, son más o menos los mismos que existen hoy; incluso algunos agravados. No necesariamente el agravamiento tiene que ver con las decisiones que se tomaron. En muchas ocasiones es la inercia de decisiones tomadas con anterioridad.

- Cuando marca diferencias con el gobierno de Cambiemos, no se olvida de sus correligionarios que son socios en la gobernabilidad del país con una crítica a la conducción del partido. ¿Qué es lo que observa?

No son ocurrencias mías. Son las posiciones e ideas que el partido mantuvo hasta 2015. Muchas de las cosas que fueron acompañadas son decisiones con contenidos absolutamente contrarios a como nosotros queríamos encararlas. Deberían dar explicaciones aquellos dirigentes de mi partido que acompañaron esas decisiones y que hace dos años se oponían.

- ¿Usted cree que no se respetó el espíritu de la Convención de Gualeguaychú?

En Gualeguaychú nos reunimos para decidir qué acuerdo hacer con el PRO. No fue solo eso. El propio (Ernesto) Sanz dijo, casi con las mismas palabras: “sabemos que conformamos un frente con fuerzas que no piensan igual que nosotros, pero quédense tranquilos porque si no nos toca ganar a nosotros las PASO para Presidente, vamos a hacer valer los recursos partidarios para evitar que se cometan errores, influir en la gestión, no vamos a acompañar decisiones que creamos que hay que acompañar, procuraremos darle calidad a la gestión haciendo conocer la opinión de la UCR”. Ese fue el espíritu y se dijo que íbamos a hacer. La verdad es que una vez que perdimos las PASO, hicimos todo lo contrario. Habrá que preguntarle a los responsables de la conducción del partido y otros con responsabilidad mayor en la UCR porqué cambiaron de manera de pensar, de decir todo que sí es lo mejor. No le tengo miedo a las diferencias, le tengo miedo a los silencios.

- Hoy la conducción de la UCR la tiene Alfredo Cornejo…

Es nueva la conducción. Es claramente distinta a la anterior en estilo y personalidad. Pero no me hago demasiadas ilusiones por declaraciones que le oí y he leído. Por ejemplo que ‘se necesita más Cambiemos y menos radicalismo y menos PRO’. ¿Menos radicalismo todavía?. Es decir casi que no se necesita.

- Está en discusión la despenalización del aborto. ¿Cuál es su postura?

Es una decisión valiente del Presidente y la de un político plantear un debate con independencia de lo que pueda ser el estado de la opinión pública. Una decisión tan distinta que tuvo con el caso Chocobar, que cuesta creer que se trate de la misma persona.

- ¿Hay alguna posibilidad de que algunos radicales que cuestionan la actitud del partido se posicionen de otra manera?

Vamos a hacer lo que diga el partido. Si mayoritariamente decide que la estrategia va a ser diferente, la acataremos. No creo que sea una posibilidad seria. Cuando me preocupo por las posiciones de mi partido es porque me preocupo por los jubilados y la decisión de aportar una mirada más vinculada a la justicia social. Me preocupa la situación de los trabajadores, que se los tome como chivo espiratorio de las dificultades económicas. Me preocupan los maestros, los enfermeros y la salud pública. Es por los argentinos, en definitiva, que me preocupo.

- 2018 no es un año electoral, pero se pueden empezar a construir alianzas. ¿Con quién coincide Ricardo Alfonsín?

Dicen que el partido no coincide que hay que juntar con los que piensan igual, si no con los que piensan desigual. Lo estamos haciendo pero sin sostener que eso es lo correcto. Es de sentido común.

- Usted ya está teniendo algunas reuniones.

Sí, hace rato. No estamos considerando fechas, pero si con los que tenemos coincidencias hablamos de que está vacante un espacio de centro izquierda que hay que cubrirlo. Cuando se den las circunstancias, espero que mi partido empiece a trabajar para que se cubra. No solo debe ser de centro izquierda. Debe incorporar otros elementos y valor que no son patrimonio de la izquierda pero que son muy importantes, desvalorizados hoy en Argentina: la seriedad, responsabilidad, la República, la democracia, la transparencia, el mediano y largo plazo.

- ¿Ves viable una nueva Multipartidaria? ¿tenés algún limite?

Lo que creo que hay que formar en la Argentina es un frente progresista social demócrata, no creo que Cristina, Massa o Randazzo adhieran a esta corriente de pensamiento. También hay que agregar otras cosas, y hay que ver cuántos pueden superar la prueba, de ser muy republicanos, muy serios, transparentes y pensar en el largo y mediano plazo y no ser un demagogo que está pensando siempre en la elección. Algo como la Multipartidaria o mejor dicho el dialogo entre las distintas fuerzas y acores hay que ahora ponerlo en marcha para encarar los problemas que hay que encarar en estos dos años. Las decisiones correctas van a tardar en producir los efectos. Hay que pedirle a la sociedad que tenga confianza. No la va a tener si no son todos los partidos los que le aseguran que el camino que se encara es el correcto. Habría que acordar cuatro o cinco elementos. Con grieta esa posibilidad es imposible.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA