Una persona siempre está inacabada

9 marzo, 2018

Me pareció brillante el artículo en la nacion en el que mi amigo nuestro ministro de Ciencia y Tecnología Lino Barañao defendía la despenalización del aborto. Con el placer de percibir el impacto de su inteligencia, decidí volver a leerlo para rebatir su tesis. Esta es mi opinión sobre el tema.

Barañao afirma, desde una mirada científica, que es verdad que la vida comienza en el momento de la concepción, a la que define, creo que con razón, como aquel momento en el que aparece un nuevo ser, con una información genética (ADN) única y distinta de la de sus padres. Sin embargo, a pesar de ello, sostiene que no está mal eliminar a ese ser durante un tiempo posterior a su existencia, porque si bien es un ser vivo, no es una "persona". La conclusión de esa conclusión es que en un homicidio se mata a una persona y en un aborto realizado cierto tiempo después de la concepción se termina con algo que vive pero no es una persona.

Barañao arriesga que si se elimina la vida antes de una "primera señal de actividad cerebral" no hay homicidio porque el feto no sería una persona; la persona no estaría aún formada, no estaría completa. Ahí me parece que está el error de Barañao. Sinceramente creo que la persona casi nunca está formada y completa, eventualmente hasta el momento de su muerte. La excepción pueden ser los santos iluminados de perfección, que son bien pocos. Un chico de un año tiene menos capacidad cerebral que un adulto y eso no quiere decir que merezca más que lo maten. Un criminal depravado tiene menos capacidad moral, espiritual, amorosa, que un místico, y eso no le da un pasaporte a la eliminación por no estar completo. Y que no se nos diga que en un hombre es más importante el desarrollo de un órgano que su capacidad de relacionarse con sus prójimos y con el mundo por medio del amor.

Comentarios

comentarios

OTRAS NOTICIAS

Encuesta

¿Cómo considera que está la situación económica actual del país, en comparación a un año atrás?

Cargando ... Cargando ...
VIDRIERA POLÍTICA