Echaron a un funcionario del PRO en San Isidro

9 enero, 2018

Una maniobra que parecía pasar desapercibida puso al “radio pasillo” sanisidrense a especular sobre la situación política en los primeros días del año. El intendente Gustavo Posse aprovechó el pacto fiscal para deshacerse de Javier Corniola, un alto funcionario de la Secretaría de Modernización que encabeza el macrista Eduardo García Beaumont. ¿Es un mensaje para el futuro?

Escarceos entre Posse y el macismo local

La relación entre Gustavo Posse y el PRO de San Isidro suma un nuevo capítulo. El año había cerrado con un fuerte comunicado del Ejecutivo apuntando duramente contra el funcionario Ramón Lanús por su actividad política en La Cava. Ahora, 2018 comenzó con un pequeño gesto que puso a todos en alerta.

En twitter, Javier Corniola anunció que perdió su trabajo como Subsecretario de la Secretaría de Modernización, y avisó que se encuentra en búsqueda laboral. Como si faltara pimienta, el presidente del Concejo Deliberante Carlos Castellano retwitteó el mensaje para dar difusión.

La cartera de Innovación y Modernización había sido creada por Posse para que sea conducida por Eduardo García Beaumont en un gesto de apertura hacia el PRO y la concejal Rosalía Fucello. Lo mismo había sucedido con la Subsecretaría de Desarrollo Económico Sustentable, que recayó en Guillermo Greig, un hombre cercano de Rodrigo Seguín, el otro concejal del PRO local.

La cartera de Seguín sufrió un desguace luego de la novela de la elección de autoridades del HCD. Posse quería a Rolón, pero el cuerpo reeligió a Castellano. Seguín, que además preside el PRO local en lo formal, puso todos los contratos a disposición y pagó el costo de no acompañar la palabra del intendente.

Inesperadamente la otra cartera que maneja el PRO también recibió una embestida. Javier Corniola asumió en noviembre de 2016. Llegó desde Lanús, donde fue Director de Recursos Humanos del intendente Nëstor Grindetti.

En el PRO local se muestran sorprendidos y no entienden la actitud del intendente. Sin embargo, Posse tiene un argumento sólido para reordenar la estructura municipal: el ajuste político que piden todo el tiempo el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal. De hecho en la última sesión extraordinaria del año el Concejo Deliberante aprobó adherir a la Reforma Fiscal que apunta a la reducción de cargos de la estructura política.

El camino que recorrerán juntos el intendente Gustavo Posse y el PRO hacia las próximas elecciones es largo y sinuoso. El internismo aparece en cada esquina. Y en San Isidro todos tienen una hipótesis sobre lo que pueda suceder en el futuro.
 

Comentarios

comentarios