Cómo se "cocinó" la sanción de la ley de Paridad de Género

27 noviembre, 2017

La moción de Donda contó con el apoyo de Cristina Álvarez Rodríguez. Graciela Camaño estaba al tanto y dispuesta a bancar la moción. Grieta en Cambiemos: Postura dubitativa de Karina Banfi, apoyo claro de Carla Carrizo. Massot y Torello del PRO votaron en contra, lo mismo que el salteño López del Partido Obrero.

El detrás de escena de la ley la Paridad de Género

Por 168 votos a favor, cuatro en contra y una abstención, en la madrugada de este jueves fue convertido en ley por la Cámara de Diputados el proyecto de Paridad de Género proveniente del Senado. Sin debate, aunque sí hubo una acalorada discusión previa para ver si se aceptaba incluir el proyecto en el temario.

El tratamiento de esa iniciativa no estaba en el orden del día del oficialismo, y logró ser abordado a partir de un pedido de apartamiento del reglamento pedido por la diputada Victoria Donda poco antes de la 1 de la madrugada.

Emilio Monzó quiso continuar con el orden del día previsto, cuando la diputada de Libres del Sur formuló la moción, a pesar de que se había acordado no hacer esos reclamos hasta el final del temario. En esas circunstancias se generó una discusión, ante la insistencia de la legisladora.

Según La Política Online, la moción de Donda fue planificada con otras diputadas de otros bloques. Por ser una sesión con muchos proyectos, los bloques deben sostener el quórum aún de madrugada pero como tampoco evitar ausencias. Para apartarse del reglamento y sumar un proyecto se necesitan dos tercios de los presentes, un número que no iba a ser fácil si estaban todos los hombres en sus bancas.

Si bien no hay elecciones hasta 2019, en diciembre cambian la mitad de los diputados y juntar una mayoría será un trabajo nuevo, que las promotoras de la igualdad de género querían evitar. La demora, además, no tenía otra explicación que el rechazo de la mayoría de los radicales a la paridad, que ya habían expresado en privado y pronto mostrarían con su voto.

"A la madrugada vamos a mandarnos con la ley de paridad de género. Asegurate que esté las de tu bloque", le dijo Donda a Cristina Álvarez Rodríguez, del FpV. Graciela Camaño estaba al tanto y dispuesta a bancar la parada, aun cuando había dicho meses atrás que la paridad plena podía ser un exceso.

Así, cuando la diputada de Libres del Sur pidió apartarse del reglamento, la sorpresa en todos los rincones del recinto se hizo sentir. El mismo medio sostuvo que la radical Karina Banfi pidió postergar el tema para otra sesión, para buscar que sus pares se mantuvieran en sus bancas.

Con la moción consumada, Banfi pidió la palabra para dejar sentado “en nombre de todo Cambiemos que estamos a favor de la paridad, hay compromiso de parte de las autoridades de nuestro bloque de discutirlo como corresponde”. Sin embargo, remarcó que no van a permitir que “nos vengan a manejar la agenda parlamentaria de manera capciosa a las 2 de la mañana. Respetamos los acuerdos políticos, no somos un cachivache”.

Tomó la palabra a continuación Graciela Camaño, quien una vez más recordó cómo se logró hace muchos años aprobar la Ley de Cupo Femenino. “Si a las 4 de la mañana no nos hubiéramos parado todas las mujeres y especulado con el quórum, seguramente muchas de las mujeres que hoy están acá y en el Senado no estarían. Porque lamentablemente nuestras luchas no son quiméricas; no son un relato, son una realidad las luchas de las mujeres”.

Luego embistió contra el oficialismo: “No me extraña la actitud que toman las mujeres de Cambiemos, porque en la provincia de Buenos Aires también se votó la paridad, pero a la hora de las listas cualquier artilugio sirvió para que en las listas de Cambiemos no haya paridad”.

Fue entonces cuando la radical Carla Carrizo mostró que la grieta dentro de Cambiemos sería posible, pues advirtió que “las mujeres del bloque radical apoyamos la paridad; esto lo hemos acordado como diputadas mujeres, era un acuerdo con los colegas varones, porque la idea era aprobarlo ahora para que se implementara en 2019”.

En el mismo sentido, la kirchnerista Cristina Alvarez Rodríguez señaló que “esta va a ser una noche histórica, porque vamos a poder salir de acá con el una y uno; vamos a poder atar la paridad a una tarea legislativa. Es una necesidad que tenemos”.

La intervención de la radical cordobesa Brenda Austin permitió imaginar el resultado que la votación tendría dentro de Cambiemos: “Nos merecemos la posibilidad de discutir esto en el recinto, y no tenemos ley”, señaló, para coincidir luego con su correligionaria Carrizo al solicitar “la inclusión de este tema en el temario, no por capricho sino por el compromiso ya expresado en esta Cámara”.

Así las cosas, volvió a intervenir Banfi: “Lamento que se utilicen mis palabras para ser carne de las pujas internas que tenemos en este recinto. Creo que fui bastante clara. En este tipo de maniobras lo que logran es que haya ahora diferencias...”, dijo, para advertir entonces que “si se acepta el apartamiento de reglamento, vamos a votar la paridad, pero no va a ser una decisión unánime del bloque”.

Finalmente se votó el apartamiento, para lo cual se necesitaban las tres cuartas partes de los presentes, que se alcanzaron con comodidad, con 153 votos afirmativos y 26 negativos.

El tema se incluyó para el final de la sesión, pero poco después se impuso la idea de que se votara antes que el resto del temario, y así se hizo, sin debate y con el resultado holgado a favor y el festejo generalizado de las mujeres en el recinto.

La votación dejaron datos curiosos. Visiblemente molesto, Nicolás Massot, jefe del bloque PRO, rechazó sumar la paridad a la sesión y fue uno de los cuatro diputados que también se opuso al proyecto. Los otros votos en contra fueron de Pablo Torello (PRO), Héctor Roquel (UCR) y Pablo López, del FIT, que no pudo argumentarlo. La santiagueña Graciela Navarro se abstuvo.

Comentarios

comentarios