Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
5 de Diciembre de 2017

Identifican a 88 soldados argentinos muertos en Malvinas

Este viernes, en Ginebra fue entregado el informe a una comisión del gobierno argentino liderada por el secretario de DD.HH, Claudio Avruj.

cementerio malvinas.jpg

Después de 35 años de espera, 88 familias de soldados argentinos muertos en la guerra de Malvinas podrán saber dónde están enterrados sus deudos. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) entregó ayer a los gobiernos de la Argentina y el Reino Unido los resultados del trabajo forense realizado durante este año para identificar los restos mortales que yacen en tumbas del cementerio de Darwin en las islas bajo la leyenda “Soldado argentino sólo conocido por Dios”. Tal como se esperaba, la tasa de identificación no fue absoluta: 107 familias -sobre un total de 121 caídos NN- habían dado sus muestras de ADN para realizar el cotejo.

El Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, estuvo presente en el acto de entrega de los informes celebrado ayer en la sede del CICR en Ginebra. El siguiente paso será citar a los familiares para brindarles los resultados a partir de la semana próxima. Las primeras entrevistas tendrán lugar el martes en la ex ESMA. “Citamos a todas las familias pero algunas no pueden venir a Buenos Aires por razones de salud o trabajo, así que a partir del miércoles empezaremos a viajar al interior para completar los encuentros. El primer destino será Chaco. Esperamos terminar el proceso entre fines de diciembre y principios de enero”.

Las entrevistas serán confidenciales y las familias podrán decidir si revelar o no su contenido. Cada una de ellas se reunirá durante una hora y media con un equipo multidisciplinar de escribanos, psicólogos, miembros del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) -clave en el proceso de identificación-, funcionarios de la Secretaría de DD.HH. y del Ministerio de Desarrollo Social y representantes de la Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas. La intención oficial es ofrecer contención a los familiares en un momento de alto impacto emocional.

El CICR consideró ayer que las 88 identificaciones representan “una tasa de éxito alta”. Aunque, según informó el jefe forense del proyecto del Comité, Morris Tidball-Binz, “desafortunadamente tendremos que informar a algunas familias que no hallamos los restos de sus seres queridos”. De las familias que dieron el ADN, 19 no tendrán respuesta positiva. Morris explicó que “en algunos pocos casos, las muestras genéticas provistas por las familias no fueron suficientes para producir resultados concluyentes”. Es decir que, por la lejanía de parentesco, no alcanzaron para conformar mapas genéticos útiles para la identificación. El especialista forense agregó que “además, no todos los soldados fallecidos están enterrados en el cementerio de Darwin: infelizmente hay más familias que tumbas con restos no identificados”.

De todas formas, el CICR señaló que todos los restos analizados resultaron en la obtención de perfiles de ADN que permitirían su identificación si se contara con muestras de referencia suficientes otorgadas por las familias. “Es decir que, en teoría, todos los cuerpos son identificables”, destacó Morris. En cuanto a los familiares que no dieron su consentimiento para el muestreo, el CICR adelantó que serán contactadas porque aún pueden hacerlo si así lo desan.

Tres semanas atrás, se reveló el caso de una tumba colectiva en Darwin donde yacen cuatro soldados que fueron mal nominados en la lápida. Esa fosa no fue parte del proceso de identificación ya que el convenio entre la Argentina y el Reino Unido sólo previó la exhumación de las 121 tumbas de los “Soldados argentinos sólo conocidos por Dios”. Preguntado el CICR si el error de nominación en esa fosa -o en otras que podrían estar en las mismas condiciones- podría haber interferido en los resultados obtenidos, es decir, si podría ser una de las causas que explican los 19 casos de restos mortales NN que no pudieron identificarse. “Al no haber exhumado las tumbas marcadas con nombres, no podemos hacer afirmaciones definitivas sobre ellas”, respondió el CICR.

“Hay muchas cuestiones que aún podrían ser trabajadas -admitió ayer Laurent Corbaz, jefe del Plan de Proyecto Humanitario y de la misión del CICR en Malvinas-. Sin embargo, el mandato del CICR es muy limitado, muy claro y terminará a fines de este año. No es imposible que el CICR siga involucrado, pero eso debe ser por solicitud de las partes interesadas, en este caso la Argentina y el Reino Unido. Si desean solicitar que el Comité los siga asistiendo en estos esfuerzos, ciertamente estamos listos para ayudarlos”.

 

Secuencia

1) En diciembre de 2016, los Gobiernos de Argentina y Reino Unido habían acordado hacer todo lo posible para identificar los restos mortales de los soldados caídos durante el conflicto que tuvo lugar en 1982, en cumplimiento de la obligación que les corresponde, según el derecho internacional humanitario (DIH), de identificar a los muertos en el campo de batalla. De ese acuerdo surgió el Plan del Proyecto Humanitario (PPH), por el cual se ha encomendado al CICR la tarea de identificar los restos de los soldados.

2) Entre el 20 de junio y el 7 de agosto, un equipo de catorce especialistas forenses, provenientes de Argentina, Australia, Chile, España, México y Reino Unido, procedió a exhumar, analizar, obtener muestras y documentar cada uno de los restos mortales sin identificar enterrados en tumbas marcadas con la leyenda "Soldado argentino solo conocido por Dios". Tras un cuidadoso análisis llevado a cabo en una morgue equipada con alta tecnología, instalada provisoriamente en el lugar, cada uno de los cuerpos exhumados fue colocado en un nuevo féretro y sepultado en su tumba original el mismo día de su exhumación.

3) El análisis genético de las muestras y el cotejo con las muestras de referencia de los familiares se realizaron en el laboratorio forense del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), ubicado en la ciudad de Córdoba, Argentina. En paralelo, otros dos laboratorios en Reino Unido y España se encargaron del control y el aseguramiento de la calidad del análisis de ADN.