Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
27 de Octubre de 2017

Argello sobre la reunin de la CGT con Triaca: hay algunos compaeros que estn flojos de principios

Es miembro de la conducción de la regional noroeste de la CGT. En diálogo con LaNoticiaWeb se refirió al intento de reforma laboral que impulsa el gobierno con su conducción central. “Era sabido que después de las elecciones se iba a venir la flexibilización laboral”, aseguró. También se refirió a la situación del peronismo y cargó contra dirigentes como Massa o Urtubey. “Da lo mismo cualquier cosa con tal que sea marketinero o un factor de poder?”, preguntó.

Arguello Argello

Pasado lo electoral, es más útil pensar en lo que se viene. El movimiento obrero se encuentra en una disyuntiva. Recientemente el triunvirato que preside la CGT junto a otros dirigentes gremiales mantuvo un encuentro con el ministro Triaca por la reforma laboral que se avecina, con visos de flexibilización. ¿Qué puede decir al respecto?

No sé cuál será el resultado de esas reuniones. No me sorprende: era sabido que después de las elecciones se iba a venir la flexibilización laboral. Siempre lo dije, lo único que cambiarían las elecciones de octubre era la influencia del resultado en la búsqueda de consenso. Creo que ahora habrá menos de eso, el gobierno ya tiene las manos como para llevar ese asunto al Congreso. Y aunque pueden no tener las suficientes para aprobarla, veo que hay algunos compañeros que están flojos de principios. No me brindan la confianza de que no van a llegar a un acuerdo, ya pasó en los ’90, había compañeros del movimiento obrero que prometían no votar la flexibilización laboral y después levantaron las dos manos para hacerlo. Parece que la historia puede repetirse.

Macri dijo que se viene “un reformismo permanente”.

Ellos van a intentar venir por todo, por lo que quedó pendiente del ’55, esas leyes de las que algunos trabajadores gozamos. ¡Siempre quisieron avanzar sobre el modelo sindical argentino! Ahora, nunca tuvieron los votos y hoy los tienen. Van a avanzar con el aval popular. Yo mantengo lo que dije siempre, esto va a ser en desmedro de los derechos de los trabajadores. Esto va a traer muchos cambios que no creo que sean positivos para los trabajadores y los más necesitados. Fijate que en todos lados donde ha habido estos cambios no se han blanqueado trabajadores, todo lo contrario.

El martes antes de las elecciones Esteban Bullrich recorrió Villa Bosch junto a Diego Valenzuela. El senador electo rechazó que el gobierno tenga proyectos de reforma laboral o jubilatoria.

No es cierto eso. Yo no cuestiono que haya que entender que hay que sentarse a discutir ciertas cosas para llegar a determinado lugar. Ellos ponen como ejemplo Alemania. Por ahí no es descabellado pensar que podemos tener un trabajador a la alemana… Ahora, eso tiene que ser con los empresarios alemanes, porque con los empresarios argentinos es medio difícil que lleguemos a ese punto. Ellos los conocen bien, son parte del empresariado argentino.

¿Se pude pensar, más que en una comparación con un modelo alemán, con un modelo laboral chileno o brasileño?

La situación del trabajador chileno no es de las mejores. Históricamente han tenido una situación precaria, otros países lo mismo. Ninguno de ellos tuvo al peronismo. Eso nos dio una conformación diferente, con derechos, nos enseñó a defender nuestra dignidad. Bueno, en otros países no pasa eso. Tenemos una cultura que no tiene el trabajador brasileño o chileno.

Esto nos lleva al peronismo, que para estas elecciones no tuvo una propuesta alternativa. ¿Qué es lo que tiene que hacer?

Tiene que entrar en un gran debate. El otro día, hablando con un intendente de la zona, traté de ser claro al respecto. Yo tengo mi concepto ideológico del país que quiero, como ellos tienen el concepto ideológico del país que quieren. Nunca hablo de alguien sobre su persona, sino sobre su forma de pensar y discutir política, porque sobre eso discuto. No comparto el país que ellos quieren, no comparto las reformas y cómo van a hacer esas reformas. ¿Si nos reforman mal qué van a hacer, lo que se hizo en los ’90? No quiero un país que sea el juego de la oca, que avanzo y retrocedo. El problema del peronismo es que desde hace tiempo discute los hombres y no los ideales. Se discute si Massa o Urtubey pueden conducir al justicialismo. Ahora, ¿son peronistas esos compañeros? ¿O da lo mismo cualquier cosa con tal que sea marketinero o un factor de poder? Esta es la discusión sobre la que se tiene que armar una propuesta cuantitativa y cualitativa para que la sociedad vuelva a confiar en este espacio.