Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
1 de Octubre de 2017

Miles de personas marcharon a dos meses de la desaparicin de Santiago Maldonado

"Cada día que pasa te lloro más", dijo su hermano, Sergio Maldonado, que cerró el acto con la lectura de una emotiva carta. En la desconcentración, un grupo de encapuchados agredieron a periodistas.

marchamaldonadooooo El mal clima no fren la convocatoria

Este domingo al cumplirse dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado, familiares y amigos del joven, visto por última vez en Chubut el pasado 1 de agosto antes de un operativo de Gendarmería nacional, encabezaron desde las 15:30 una masiva movilización hacia Plaza de Mayo para exigir su aparición con vida, una iniciativa que será replicada en las principales ciudades del país.

Maldonado, de 28 años, desapareció hace exactamente dos meses en Chubut, tras un operativo de Gendarmería Nacional sobre una comunidad mapuche del departamento de Cushamen, que se estaba manifestando sobre la Ruta Nacional 40, en cercanías a la Lof (comunidad) a la que pertenecen.

"Muchas gracias por salir a la calle y no dejarse engañar por los medios, gracias de parte de Santiago y de toda mi familia", fueron las palabras con las que Sergio Maldonado, a dos meses de la desaparición de su hermano, introdujo con emoción a la lectura de una carta dirigida al joven desaparecido.

"Santiago donde estés quiero que sepas que te quiero, cada día que pasa te extraño más", comenzaba el escrito, en el que Maldonado se preguntaba, "¿Por qué sos vos que estás pasando por esto y no yo?", respondiendo él mismo a su pregunta: "Porque vos siempre te involucraste en las causas justas y yo no".

"Es mucha la gente que te quiere sin haberte conocido, es mucha la gente que está acá buscándote en el país y en todos lados", decía Sergio, subrayando el sentimiento de "tristeza e impotencia" que le genera hoy no poder estar junto a su hermano.

Por último, se dirigió a Mauricio Macri y a sus funcionarios, con una pregunta: "a la autoridad máxima de nuestro país, al señor presidente y a todos sus ministros: ¿Dónde está Santiago Maldonado?".

Previamente a la exposición de Sergio, el otro hermano de Santiago, Germán, también había compartido algunas palabras con quienes estaban en la plaza. "La familia Maldonado no milita en ningún partido político, esto es político desde el inicio, desde que mi hermano desapareció en un operativo de Gendarmería", dijo en uno de los pasajes más destacados de su exposición.

La convocatoria fue acompañada por distintas organizaciones de defensa de los derechos humanos, al igual que el 1º de septiembre pasado, al cumplirse un mes de la desaparición. En esa oportunidad la movilización culminó con violentos incidentes y un total de 31 personas detenidas.

"A dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado. ¡Aparición con vida ya!", fue la consigna a través de la que los organizadores, con la familia a la cabeza, convocaron a movilizarse "en todas las plazas del país". Incluso, argentinos que residen en el exterior hicieron circular convocatorias para ciudades como Londres, París, Berlín, Quito o Santiago de Chile.

"Les pedimos a todos que nos acompañen en este reclamo, pacíficamente, evitando provocaciones de algunos sectores que su único objetivo es deslegitimar el reclamo de verdad y justicia", sostiene el comunicado de la familia, que además solicita al Gobierno Nacional que "como principal garante de la seguridad pública, tome los recaudos necesarios para evitar todo hecho de violencia que empañe un pacífico y legítimo reclamo de millones de personas".

OTRA VEZ ENCAPUCHADOS E INFILTRADOS QUE AGREDIERON A LA PRENSA

Un minúsculo grupo de personas con caras tapadas buscó nuevamente enturbiar el reclamo por la aparición con vida de Santiago Maldonado, que congregó a una multitud en la Plaza de Mayo a dos meses de la desaparición del joven.

Cuando los encapuchados comenzaron a lanzar bombas de estruendo hacia la policía e intentaron realizar pintadas frente a la Catedral, los propios manifestantes rápidamente los señalaron como infiltrados y los echaron de la plaza. La situación generó corridas en las inmediaciones y algunas personas fueron golpeadas, entre ellas varios fotógrafos y periodistas de los canales C5N, Crónica y América.

“Era muy claro que se trataba de infiltrados porque las agresiones se dirigían directamente a periodistas y fotógrafos”, relató a Página/12 Federico Martín, de Agencia Foto Sur, testigo y autor de las imágenes que muestran a un grupo de encapuchados lanzando bombas de estruendo, golpeando e insultando manifestantes en la marcha.

“Estábamos en la Catedral y vimos como un tipo lanzaba una bomba de estruendo y piedras contra el móvil de C5N. Junto a otros manifestantes los empezamos a señalar como infiltrados. Tratamos de echarlos. Los seguimos por Avenida de Mayo. Uno de ellos, el de buzo azul con capucha y anteojos de sol que se ve en las fotos, intentó golpearme a mí y a compañeros periodistas", contó Martín. "Agredían a los fotógrafos que intentábamos registrar la situación. Revoleaban botellas de cerveza. También le pegaron a alguien del móvil de América. Gritaban frases hechas y fuera de contexto como ‘Viva la anarquía’, agregó.

El fotógrafo remarcó que "lo más llamativo" fue que "que mientras estos tipos tiraban bombas de estruendo, botellas y le pegaban a la gente, había un patrullero a apenas unos metros de distancia y la policía miraba sin hacer nada". "Les gritamos y logramos que se fueran, pero con la policía mirando impávida”, completó.

También se registraron algunos incidentes en El Bolsón, cuando un grupo de manifestantes se separó de la movilización central y marchó hasta el destacamento local de Gendarmería. Allí, algunos encapuchados agredieron a los periodistas del canal TN.

Hace un mes, al término de la movilización que se realizó a Plaza de Mayo por la desaparición de Maldonado, ocurrieron incidentes similares: un grupo de encapuchados agredió a la policía, que luego se lanzó a una cacería brutal. Fueron detenidas más de 30 personas que no tenían relación con los hechos y solo se encontraban en las inmediaciones del lugar.