Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
17 de Agosto de 2017

La Porta y Baschetti fumaron la pipa de la paz?

Los contendientes en la PASO de Unidad Ciudadana de San Miguel se mostraron juntos hoy. La foto deja dos preguntas: ¿efectivamente el que gana conduce y el que pierde acompaña? A Baschetti le corresponde la minoría, ¿ocupará él ese lugar o lo dejará para la segunda de su lista?

BaschettiLaPorta Baschetti y La Porta. Terminadas las PASO, fortificando Unidad Ciudadana con Franco La Porta, tuite el primero

En el Gran Buenos Aires, uno de los atractivos de estas PASO fue la interna que libraron, en San Miguel, Franco La Porta y Bruno Baschetti por ungirse como candidatos de Unidad Ciudadana. Todo empezó con el cierre de listas: la división se dio pese a que hubo un intento de lista única. El motivo, las condiciones de la unidad: La Porta a la cabeza pero sin injerencia en el armado del resto de las listas.

Por otro lado, los apoyos que ambos dirigentes cosechaban se cruzaron. Tal es el caso del camporismo o Nuevo Encuentro, hoy parte de la lista de La Porta, o el concejal Juanjo Castro, que ingresó por la nómina del ex funcionario para patrocinar hoy la lista de Baschetti. Además, ambos dirigentes pugnaban por conseguir más y mejores fotos, como las que buscaron con Cristina Kirchner o su hijo Máximo.

El veredicto de las urnas no es ni bueno ni malo, sí inapelable. Y finalmente elevó como el candidato de Unidad Ciudadana al ex secretario de Servicios Públicos de Scioli, de la misma manera que lo hizo en 2015. El dirigente del Peronismo Militante reconoció al vencedor con una foto que subió a su cuenta de Twitter. “Terminadas las PASO, fortificando Unidad Ciudadana con Franco La Porta”, escribió.

Los datos duros, al momento, son los siguientes: de los 58.482 votos –con el 98,22% de las mesas escrutadas- que se computan a Unidad Ciudadana, el 59,04% fueron de La Porta y el 40,96% de Baschetti. Estos guarismos le permiten acceder al derrotado a las bancas de la minoría.

Esto arroja, en definitiva, dos preguntas. ¿Efectivamente el que gana conduce y el que pierde acompaña? La respuesta estará durante el desarrollo de la campaña para octubre. Con respecto al vencido, ¿decidirá ocupar el lugar de la minoría que ganó, o lo dejará para la segunda de su lista?