Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
3 de Agosto de 2017

Hoy se define de qu lado est cada uno

El presidente de la Nación Mauricio Macri afirmó en estos días que “hoy se define de qué lado está cada uno”, y debemos confesar que estamos de acuerdo.

Por Jorge Benedetti

A lo largo de nuestra historia siempre hubo dos concepciones sobre la manera de gobernar y hacia dónde llevar al país. Moreno, Belgrano y San Martín, tenían un rumbo claro, Rivadavia y los probritánicos otro.

Estas maneras de ver y de construir (o destruir) nuestra patria han estado presentes a lo largo de nuestra historia. Dorrego, Güemes, los caudillos federales o Irigoyen, expresaron una línea nacional y popular, Lavalle, Urquiza, Mitre, Pinedo, Rojas, Videla, etc., otra.

Veamos específicamente cómo se expresaron esas tendencias en los últimos 70 años.

Derechos humanos:

En el año 1947, el presidente de la Nación, Gral. Juan Perón, decidió el cierre de la cárcel de Ushuaia por las condiciones inhumanas de la misma. En el mencionado penal estuvieron detenidos una gran cantidad de luchadores sociales anarquistas, entre otro Simón Radowitzky, quien siendo menor de edad, atentó contra el conocido represor de los trabajadores, el jefe de la Policía Federal, comisario Ramón Falcón, o radicales que realizaron alzamientos contra el fraude en la década infame, como Honorio Pueyrredón, Pedro Bidegain, Manuel Ruiz Moreno, Ricardo Bordenave o Miguel Tanco (luego dirigente peronista), entre otros.

El penal fue creado, no casualmente, por el genocida Julio A. Roca, pero fue durante los gobiernos de José F. Uriburu y Agustín P. Justo cuando se enviaron los contingentes más numerosos de militantes obreros y cuando la tortura se convirtió en una práctica habitual.

Cuando se produjo el golpe fusilador de 1955, el penal fue reabierto para alojar a militantes del “régimen depuesto” entre otros John W. Cooke, José Espejo, Carlos Aloé y Héctor Cámpora.
La historia de fusilamientos, represiones, secuestros y asesinatos desde 1955 a 1983 son desgraciadamente conocidas.

Al 10-XII-15, no se reprimían las protestas populares, ni había detenidos por razones políticas o gremiales.

Hoy, el gobierno de Macri, Peña, Vidal, Larreta, Morales, Bullrich, etc., han concretado duros actos de represión a las protestas populares y vuelven a existir los presos políticos. Milagro Sala es sólo un ejemplo de ello.

Independencia económica:

El 9 de julio de 1947, el Gral. Perón, acompañado por representantes de fuerzas sociales, gremiales y políticas, decretó la independencia económica de la Nación. Ese día se había cancelado totalmente la deuda externa argentina, incluyendo el funesto empréstito de la Baring Brothers. Paralelamente el gobierno y los representantes populares decidieron no asociar a nuestro país al Fondo Monetario Internacional, organización que ha sojuzgado y causado un gran daño al pueblo argentino y a otros pueblos del mundo.

Producido el golpe de 1955 (previo bombardeo sobre miles de inocentes en la Plaza de Mayo y adyacencias, acompañado por la amenaza de volar las destilerías de la ciudad de La Plata), el gobierno ilegítimo lo primero que hizo fue asociarse a la nefasta institución y volver a endeudar al pueblo argentino.

Luego de la catastrófica situación en que nos había dejado el gobierno donde participaron P. Bullrich, F. Sturzenegger, G. Morales, H. Lombardi, R. Larreta (él que le exigió al Dr. Favaloro las coimas que lo llevaron a la desesperación y a su suicidio), el sacrificio del pueblo y gobierno argentino, había hecho que el 10-XII-15 nuestro país tuviera un alto grado de desendeudamiento. Esta situación y la decisión de continuar desendeudando a nuestro país y sosteniendo su independencia económica provocó la reacción de la usura internacional en general y de los fondos buitres el particular. El actual gobierno, que incumplió casi todas las promesas realizadas durante la campaña, salvo la de pagar lo que la usura internacional indicara, decidió endeudar vertiginosamente a nuestro país. Sólo la triste y vergonzosa operación a 100 años, que representa aproximadamente el 1% de la deuda, hará que nuestros hijos, nietos y tataranietos deban pagar $ 10.000.000.- POR DIA, SÓLO DE INTERESES ¡Y DURANTE 100 AÑOS!

Justicia Social:

La generación de trabajo y la reducción de la pobreza son dos claras expresiones de la lucha por la implantación de la justicia social. El gobierno argentino de 1945 a 1955, caracterizó su gestión guiado por el apotegma que indicaba que “Gobernar es crear trabajo”, eran tiempos en que el imaginario popular conocía al presidente como “el Primer Trabajador”. Cuando fue derrocado con apoyo extranjero (Sólo destaquemos que el premier británico Wilson Churchill manifestó que para Gran Bretaña la caída del presidente Perón significaba ¡un hito más importante que la toma de Berlín!), la desocupación y la pobreza presentaban índices muy cercanos a cero, inferiores a los de los denominados “países desarrollados” y la distribución de las riquezas otorgaba a los trabajadores un 50% del producido por la economía. El golpe redujo considerablemente en muy pocos meses la participación de los trabajadores y esa tendencia, con excepción del período 1973/6, continuó descendiendo hasta llegar a menos del 20% durante el gobierno neoliberal que concluyó en el 2001 (no casualmente con la activa participación de diversos ministros del actual gobierno). En diciembre de 2015, si bien la situación no era óptima, la pobreza se había reducido considerablemente al igual que la desocupación (medidas como se quiera estaban considerablemente por debajo de un dígito). La llegada del gobierno macrista produjo un considerable aumento de la pobreza y de la desocupación, hecho típico de los gobiernos neoliberales.

Soberanía Política:

Durante el período 1945/1955 la política exterior argentina estuvo signada por estas premisas: relaciones con todos los países del mundo manteniendo una política exterior independiente de los intereses de todos los imperialismos y al mismo tiempo priorizar un camino de unidad y solidaridad continental y en defensa de la paz mundial. Los gobiernos ilegítimos posteriores, al igual que el gobierno de Cavallo, en sus versiones Menem y De la Rúa, nos colocaron en una política de alineamiento automático y “relaciones carnales”, que no sólo no trajeron ningún beneficio para nuestro pueblo, sino que subordinaron nuestros intereses a los de la potencia dominante, con trágicas consecuencias geopolíticas, de seguridad y económicas.

En la última década, el fortalecimiento del Mercosur, lanzado por el presidente Alfonsín y el desarrollo de la CELAC, convirtieron a la región en un actor determinante de la política mundial.

El gobierno de los herederos de Cavallo nos ha retrotraído a una política sin rumbo y de sumisión no se sabe a quién, dado el abandono de los EE.UU. del papel que cumplía como rector y gendarme.

Los gestos simbólicos:

Podríamos mencionar decenas de aspectos similares a los anteriores, pero sólo destacaremos dos gestos de carácter simbólico, pero no menos importantes.

El 31 de agosto de 1930, en la apertura de la exposición de la Sociedad Rural, presidida por un señor de apellido Martínez de Hoz, el ministro de agricultura de Hipólito Irigoyen (quien ya no concurría a la misma), fue abucheado. Ni hablar de la conflictiva relación de la “oligarquía ganadera” con el gobierno del Gral. Perón, de la silbatina a Raúl Alfonsín y de la actitud destituyente de esta institución para con los gobiernos de Cristina Kirchner.

Hemos definido a “la oligarquía” como la enfermedad del alma de los hombres que les impide ser solidarios, sin dudas la Sociedad Rural es una fiel expresión de esa enfermedad y clara portadora de lo que Evita denominaba “el espíritu oligárquico”.

La misma entidad que aclamó fervorosamente a Uriburu, a los gobiernos de la década infame, a Aramburu, Rojas, Onganía, Martínez de Hoz, Videla y Menem, es la que hoy aplaude alborozada a Mauricio Macri.

Otro hecho simbólico es la relación de los gobiernos populares con el desarrollo autónomo y la soberanía. Los impulsos de Irigoyen al desarrollo industrial, por ejemplo con YPF, encontraron en el peronismo, la idea de Argentina Potencia y la creación de cientos de instituciones y empresas para el cumplimento de ese objetivo, desde SOMISA para el desarrollo siderúrgico, la puesta en marcha de la CONEA y el plan nuclear y muchas otras cuestiones, siempre ligadas al desarrollo de la ciencia y la tecnología aplicadas al desarrollo nacional. Frente a ello hoy vemos el desmantelamiento del Plan Nuclear, la entrega del ARSAT, la reducción a la mínima expresión del CONICET, etc. Ciencia y tecnología son independencia, soberanía y justicia social; exportación primaria es dependencia y explotación.

Dos criterios:

Sin dudas hay dos criterios sobre cómo gobernar y hacia dónde llevar a nuestro país. En las próximas elecciones se vota por uno u otro. Quizá no encontremos una opción que nos satisfaga totalmente, pero si sabemos cuál es la que trajo trágicas consecuencias para nuestra patria y nuestro pueblo y cuál es la única que puede derrotarla. Después nos quedará completar la construcción de una opción nacional y popular con organicidad y absoluta participación, pero en agosto y en octubre se juega elegir por un camino nacional y popular o por otro, antipopular y dependiente. De nosotros depende.