Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
11 de Mayo de 2017

Valenzuela y las listas: los puros, los socios menores y una posible cosecha

A 45 días del cierre de listas, surgen interrogantes: ¿cómo conformará el intendente la lista distrital? ¿Cuántos concejales podría alcanzar el oficialismo?

DiegoValenzuela Diego Valenzuela

Por Agustín Cesio (@agustincesio)

A 45 días del cierre de listas, en Cambiemos hay una verdad de perogrullo: María Eugenia Vidal es la gran electora bonaerense. Por esa razón, es el único espacio que brinda certezas sobre el armado de listas. Las fotos de la gobernadora con Esteban Bullrich y Gladys González despejan dudas, pero no todas. Si este es el binomio para el Senado, probablemente la nómina de diputados se pueble de aliados y otras franquicias. Tomemos por caso Facundo Manes, Graciela Ocaña, “Toty” Flores.

Esto pone de relieve los dos criterios en danza dentro de la coalición de gobierno: la proporción de “PRO puros” y los lugares a otorgar a los socios menores. De cualquier manera, lo único cierto es que el oficialismo apuesta a una campaña corta basada en la gestión y coincidente con la inauguración de obras.

Los párrafos anteriores no son un rodeo, ni algo arbitrario. Sirven para introducirse al panorama electoral tresfebrerense. La hipótesis de un Diego Valenzuela candidato a un cargo electivo nacional -descartada por él mismo- reveló que el jefe comunal es ponderado por la mandataria debido a que, en términos relativos, sobresale del resto de los intendentes cambiemistas por su gestión.

Por esa misma razón, se deslizó como otra posibilidad que Daniela Reich, funcionaria bonaernse, encabece la boleta de la Primera Sección electoral. Lo cierto es que Tres de Febrero será premiado, de alguna manera, a la hora del armado de listas.

Y así llegamos a lo central del asunto: ¿cómo conformará Valenzuela la lista distrital? Acá comienza la danza de nombres. Sin embargo, no es descabellado sugerir otro interrogante, quizás más importante porque condicionaría al anterior: ¿cuántos concejales ganará el oficialismo? Vayamos por partes.

Con respecto al primer punto, el valenzuelismo podría replicar la hoja de ruta vidalista. Si el plebiscito es además a la gestión local, el mismo podrá ser favorable. Por lo tanto, se aprovecharía esto para privilegiar lo propio. En concreto, los primeros tres lugares serían para el partido amarillo. El radicalismo se quedaría con el cuarto, y los lilitos con el quinto. Aquí pueden empezar las complicaciones para los socios menores: no olvidemos que rige la paridad de género en la Provincia.

Hablar de listas es hablar de nombres. Hernán Lorenzo, secretario General, fue el primero en sonar para encabezar la nómina, y con más énfasis. Es casi un hecho esto, y es algo lógico: receta exitosa suele repetirse. Aquí también puede verse como en el distrito comparten la hoja de ruta bonaerense. Sin embargo, fuentes del oficialismo aseguraron a La Noticia Web que analizan otras opciones. La idea, agregan aunque desdramatizan, es no cerrar el abanico de posibilidades. Como se decía, faltan 45 días, ¿si en el medio sucede un imponderable?

También hay que tener en carpeta el nombre de una mujer. Aquí pasa lo que pasó con Lorenzo: las primeras anotadas fueron la secretaría de Salud y Desarrollo Humano, María Fernanda Caracciolo; y la subsecretaría de Desarrollo Humano, Marcela Toniolo. ¿Puede haber alguna tapada? Existe una sugerencia para jerarquizar la lista con la incorporación de una nieta de un muy célebre escritor, ya fallecido, que fue vecino de Santos Lugares.

Antes se dijo que la paridad de género es una variable a tener en cuenta para los socios menores de la coalición oficialista. Leopoldo Marechal dijo que de los laberintos se sale por arriba, y esa parece ser la intención del presidente del comité distrital de la UCR, Marcelo Locatti, quien busca mejores lugares en la lista. Para la Coalición Cívica-ARI, el quinto lugar es, sin dudas, un premio.

Pero como no todo está dicho, habrá que ser observador de los movimientos por venir. Movimientos que, como se avisó más arriba, van a estar sujetos a la cantidad de concejales que el valenzuelismo espera conseguir. Acá se recurre a la calculadora.

En el deliberativo, Cambiemos cuenta en la actualidad con seis concejales, de los cuales dos -Fernando Ramos y Claudia Mormont- finalizan su mandato. Con siete concejales peronistas y cinco massistas, los seis restantes fungieron, cada uno en mayor o menor medida, como aliados del oficialismo. De estos, cinco vencen su mandato: la “Tigresa” Acuña y Julio Candia, Dora Aguilera, Susana Berisso y Raúl Mazzeo.

Esto genera una vacante de siete ediles, lo que constituye un objetivo de máxima. Ideal, diríamos. Desde el entorno del jefe comunal trazan objetivos más realistas. Aunque confían que se incrementará su caudal electoral, deslizan que seis concejales es una posible cosecha. Veremos.

Los nombres y los cálculos no quitan lo que indefectiblemente se verá el 10 de diciembre: Diego Valenzuela incrementará, en el Concejo, la tropa propia. ¿Logrará quórum propio?