Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
18 de Abril de 2017

Malvinas Argentinas: lo que se pone en juego y el posible escenario

¿Qué concejales finalizan su mandato? ¿Cuáles son los objetivos que se propone cada fuerza política?

HCDMalvinas El Concejo Deliberante de Malvinas Argentinas

Por Agustín Cesio (@agustincesio)

En estas elecciones de medio término, los municipios renuevan la mitad del plantel de concejales. La referencia son las elecciones de 2013, las del triunfo arrollador de Sergio Massa. En ese año en Malvinas Argentinas ingresaron ocho ediles por la lista del ex intendente Jesús Cariglino, mientras que el FpV ingresó cuatro. Dos años después, cuando el hoy asesor de María Eugenia Vidal fue vencido por Leonardo Nardini, el deliberativo fue modificando su fisonomía.

De esta forma llegamos al turno electoral malvinense con algunos interrogantes, siendo el más significativo el resultado que permita cambiar o consolidar la actual correlación de fuerzas en el cuerpo. Todo esto, sujeto a lo siguiente: la forma en que la disputa electoral bonaerense se traduzca en el distrito.

Y si se habla de traducciones, es más que una obviedad decir que una oferta electoral se traduce en nombres. Pero en lugar de preguntarse por esto -que es entrar al terreno de los vaticinios sobre todo si tenemos en cuenta que estamos a diez semanas del cierre de listas, una eternidad- bien vale repasar lo que afronta cada uno de los espacios.

Recordemos: este año se renueva lo obtenido en 2013, en términos nominales, no así en los políticos dado que, tras la hecatombe cariglinista, el cuerpo varió en su correlación de fuerzas.

El oficialismo pone en juego cuatro bancas. En rigor, se trata de Lucas Caceres, Eliana Balmaceda, María del Valle Suarez y Ramiro Ferrau, quien es presidente de la bancada. Por el bloque Peronismo Independiente, aliados del intendente -del cual es miembro el titular del cuerpo Carlos Herrera-, hacen lo mismo Andrea Palavecino, Alejandro Groh y Víctor Domínguez.

De los cinco concejales -ex cariglinistas- que componen el Frente Renovador, tres vencen su mandato. Hablamos del presidente del bloque Mario Gualmes, Lucía Bonfanti y Héctor Ruviera. También finalizan su período dos monobloques: el de Hugo Figueroa y el de la mohicana cariglinista Myriam Zabala.

Repasando, el FpV renueva cuatro bancas propias -de diez- y tres aliadas sobre cinco. El massismo, también tres de cinco. Por último, finalizan su ciclo dos de los cuatro monobloques. Así, estamos en condiciones de esbozar una concisa proyección: en primer lugar, ¿cuál es el objetivo del espacio de Leonardo Nardini? Incrementar la tropa para obtener quórum propio, sin depender de los aliados. Para ello, tiene que ganar tres concejales. Es decir, debe conseguir siete de las doce bancas en juego.

¿Podrá hacerlo? En las distintas reuniones con la tropa propia, el objetivo está trazado: lograr una victoria de la manera más holgada posible.

Sin dudas, estas elecciones de medio término serán, en territorio bonaerense, nacionalizadas y de tres tercios. Podrá discutirse el orden, pero es innegable que los protagonistas de este año serán, nuevamente, el macrismo, el massismo y el peronismo. Acercando la lupa a Malvinas, ¿cabe esperarse lo mismo o el escenario será de otra forma? Con lo cual esta pregunta nos deriva a otra: ¿mantendrá el massismo sus cinco bancas luego de los comicios?

Si en el párrafo anterior se hablaba de la probabilidad de un escenario particular en el distrito, no es ilógico suponer que el mismo sería cerrado, entre el peronismo y Cambiemos. La coalición que gobierna el país no está exenta de complicaciones en el territorio en cuestión, y los últimos ejemplos dan cuenta de ello. Malvinas Argentinas es uno de los pocos distritos en donde no hubo lanzamiento de la mesa distrital de Cambiemos. ¿Las razones? La fuerte resistencia que genera Jesús Cariglino, por parte de los PRO puros, referenciados en Albi Czernikowski, quien recientemente declaró tener diferencias "insalvables" con el ex intendente y le reclamó a Vidal que haya PASO en el distrito. ¿Las habrá?

Así planteadas las cosas, bastará observar y analizar el devenir de la política bonaerense que, como se sugirió, se traduce de una forma específica en el distrito. Mientras tanto, se puede escoger convertirse en un espectador privilegiado de los sucesos que acontecerán.