Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
6 de Marzo de 2017

El enojo de Larreta con Vidal por el paro docente

El jefe de Gobierno atraviesa el primer inicio de ciclo lectivo, con aulas vacías. Los motivos que originan cortocircuitos con la gobernadora.

Larreta. El jefe de gobierno y su enojo con la gobernadora.

Larreta vive por estas horas un marzo atípico. Como jefe de gabinete de la Ciudad Buenos Aires, nunca tuvo un paro docente en el inicio del ciclo lectivo. 2016, en el primer marzo con él al frente de la Ciudad, tampoco fue la excepción. Sin embargo el 2017 es diferente; es ante todo un año electoral.

Desmantelada la paritaria nacional docente, las negociaciones salariales quedaron atomizadas en las veinticuatro provincias. Hoy, tan solo dos iniciaron el ciclo lectivo: Santiago del Estero y San Luís.

La pauta inflacionaria enviada por el PEN al parlamento, fijó un marco para las negociaciones: 17%. Las dos provincias “PRO puro” (Buenos Aires y CABA), quedaron al frente de dichas negociaciones por su peso político, y por estar estrechamente ligadas al Presidente. Sin embargo, las realidades son muy distintas de un lado de la Gral. Paz, y del otro.

Es sabido, la provincia siempre es deficitaria y sus números operan en rojo, salvo por las transferencias del ejecutivo nacional. En cambio, la Ciudad, el distrito más rico del país, tiene recursos propios.

A pesar de eso, Larreta eligió la disciplina partidaria. La figura que por lejos mejor mide de Cambiemos, es la gobernadora María Eugenia Vidal. Tal vez por eso, o porque buena parte de la suerte electoral se juega en la provincia de Buenos Aires, el jefe de Gobierno vio sus manos atadas para poder realizar un ofrecimiento mayor a los gremios de la Ciudad.

Es por eso que por estas horas, mastican bronca en Parque Patricios. Zanjar diferencias y mejorar la oferta salarial por parte de Ciudad a los gremios docentes porteños, le hubiera valido un severo enojo por parte de Vidal, quien hubiera puesto inmediatamente el grito en el cielo.

Larreta hoy debe cargar con la mancha de no tener un ciclo lectivo iniciado y con la imposibilidad de colgarse la medalla de ser uno de los pocos distritos con inicio de clases, nada menos que en un año electoral, nada menos en un año donde vuelve a sobrevolar la sombra de Lousteau.