Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
2 de Junio de 2015

Se apag la mente brillante de John Nash

El fallecimiento de John Forbes Nash de 86 años en accidente de tráfico, junto a su esposa Alicia de 82, en un accidente de tráfico el pasado sábado en Nueva Jersey deja un hueco irremplazable en el mundo de la ciencia.

jhonnash Nash muri a los 86 aos

El genio de Virginia que ha sido una de las mentes más prodigiosas de nuestra época, recibió en 1994 el Premio Nobel de Economía por su contribución a la Teoría de Juegos. En medio de todo y mientras trabajaba en sus revolucionarias teorías Nash tuvo que librar su batalla más dura contra una enfermedad que le acompañó durante toda su carrera, la esquizofrenia.

La vida de John Nash fue llevada al cine en 2001 con la película A Beautiful Mind (Una mente brillante) por el director Ron Howard y en la que Russell Crowe interpretaba al matemático. La cinta basada en la novela homónima de Sylvia Nasar gozó de un gran éxito y obtuvo cuatro Oscar de la Academia de Hollywood entre los que se incluían mejor película y mejor director.

El actor australiano mostraba su consternación por la triste noticia con unas palabras en su Twitter: “Aturdido... mi corazón está con John, Alice y su familia. Ellos formaban una asociación increíble. Mentes hermosas y corazones hermosos”.

Tanto John Nash como su esposa Alicia (licenciada en física) han venido haciendo campañas durante años y han apoyado diferentes causas benéficas para sensibilizar a la población sobre las enfermedades mentales.

La lucha de Nash contra su enfermedad le permitió llegar a controlarla y poder reanudar sus trabajos en la universidad y en la investigación matemática. Aunque las alucinaciones provocadas por su esquizofrenia paranoide no cesaron, consiguió separarlas de la realidad y mostrar un “comportamiento relativamente moderado”, según sus propias palabras. De esta forma el científico podía llevar a cabo su deseo de seguir contribuyendo a la ciencia.

Actualmente Nash seguía en el lugar siempre eligió, la Universidad de Princeton, donde ocupaba un puesto como investigador matemático sénior y estudiaba lógica, cosmología, gravitación y la Teoría de juegos.

John Nash seguía recibiendo el reconocimiento a su trayectoria y el pasado 25 de marzo la Academia Noruega de las Ciencias y las Letras le concedían el prestigioso premio Abel, considerado el “Nobel” de las matemáticas, por sus estudios en el área de la teoría de ecuaciones diferenciales no lineales parciales y en la Teoría de Juegos.

Hoy en día su legado sigue más vivo que nunca. Su aportación a la Teoría de juegos conocida como el Equilibrio de Nash que estudia las estrategias entre individuos que toman decisiones basadas o no en el juego colectivo para sacar beneficio de las acciones del resto, se sigue aplicando en los campos más dispares. Este estudio ha ofrecido interesantes resultados en base tanto a negociaciones comerciales como a las relaciones laborales y a su vez ha supuesto una auténtica revolución en los juegos mentales. Buen ejemplo es la Teoría de Juegosaplicada al poker, un juego que ha experimentado un cambio generacional donde los grandes dominadores son jóvenes universitarios con conocimientos matemáticos que basan gran parte de su estrategia en el estudio de sus rivales y en el cálculo de probabilidades. Los que consiguen dominar un poco esta técnica parece que tienen un buen terreno ganado, aunque hay que tener en cuenta que no está al alcance de cualquier mente. Y todo esto no es casualidad porque los rumores apuntan a que John Von Neumann, otra de las mentes más brillantes del siglo pasado y uno de los precursores de la Teoría de Juegos, se inspiró en el poker para trabajar en la misma.