Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
8 de Enero de 2015

Francia y el mundo reclaman: "Je suis Charlie"

Miles de personas marchan en las calles del país galo bajo la frase "Yo soy Charlie", en referencia al nombre de la publicación atacada por terroristas. La consigna se viralizó en las redes sociales.

marcha_francia Las marchas en Francia se extendieron por todo Europa

"Je suis Charlie" se convirtió en la desgarradora consigna que por estas horas moviliza a todo Francia, tras el brutal atentado terrorista contra la revista Charlie Hebdo en París que dejó 12 muertos, heridos de gravedad y una cicatriz que difícilmente pueda sanar.

El mensaje se viralizó inmediatamente en las redes sociales y a medida que los parisinos se concentraron en los espacios públicos para repudiar el ataque a la publicación que satirizó a Mahoma, también pudo verse cómo se multiplicaban los "Je suis Charlie" escrito a mano o con impresora.

En las redes sociales, las personas están cambiando sus avatares o subiendo su foto con el mensaje: "Je suis Charlie". Yo soy Charlie. Todos somos Charlie.

Las marchas espontáneas comenzaron por la tarde en distintos puntos de París para repudiar el brutal ataque terrorista cometido hoy contra los periodistas y dibujantes del semanario humorístico Charlie Hebdo, que dejó un saldo de al menos 12 muertos y 11 heridos. Luego, los manifestantes se concentraron en la Plaza de la República, punto cercano al lugar donde funcionaba la revista francesa.

Los carteles "Je suis Charlie" ("Yo soy Charlie"), con letra blanca sobre fondo negro, era una constante entre los presentes. También se leía "Charb mort libre" ("Charb muere libre"), en homenaje a Charb, el dibujante y director del semanario.

Junto con Charb, también fueron asesinados en el atentado Cabu, Tignous y Wolinski, tres caricaturistas destacados y reconocidos en Francia. El economista Bernard Maris, de visita en la redacción de Charlie Hebdo, también fue abatido, al igual que dos policías. La identidad del resto de las víctimas todavía no fue revelada.

Mientras tanto, más de 3.000 agentes protagonizan un megaoperativo para encontrar a los terroristas, que se escaparon en un coche. Al grito de "Alá Akbar" ("Dios es el más grande"), los atacantes armados entraron en la sede de Charlie Hebdo, tirotearon a los trabajadores y después escaparon. La revista ya había sido amenazada en múltiples ocasiones por sus sátiras del profeta Mahoma.

"La libertad de la prensa no tiene precio", rezaba otra pancarta que llevaban los manifestantes. "Es dramático que estas personas hayan sido asesinadas. Mañana la gente no podrá hablar. Tenemos que salir a la calle de a miles", dijo Béatrice Cano, una mujer que se acercó a la plaza blandiendo el último número de Charlie Hebdo, publicado este mismo miércoles, en diálogo con la agencia de noticias AFP.

MARCHAS POR TODA FRANCIA Y TAMBIÉN EUROPA

Distintas manifestaciones fueron convocadas en las principales ciudades de Francia. De acuerdo con el periódico Le Figaro, más de 10.000 personas salieron a las calles de Lyon, aunque la alcaldía local contabilizó alrededor de 15.000. Un número similar se registró en Toulouse y Rennes.

En Montpellier, Grenoble, Poitiers, Lille, Marsella, Bordeaux, Estrasburgo, Nantes, Rouen y Avignon, entre otras ciudades, también se convocaron marchas contra el ataque terrorista y a favor de la libertad de prensa.

En solidaridad con Francia, se organizaron además movilizaciones en las embajadas francesas de las capitales de Europa, como Berlín, Londres, Madrid, Bruselas y Roma, según enumera Le Nouvel Observateur.

REPUDIO INTERNACIONAL

"Francia está en shock", aseguró hoy el presidente François Hollande al trasladarse al lugar donde fue el atentado, en el 10 de la calle Nicolas Appert, cerca del canal San Martín. Los líderes mundiales expresaron de inmediato su condena al atentado terrorista.

El Vaticano "condenó el acto de violencia contra personas", mientras que el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se comprometió a ayudar a Francia a "perseguir a los perpetradores de este ataque hasta la Justicia".

"Una y otra vez el pueblo francés se puso de pie por los valores universales que generaciones nuestras han defendido. Francia y la gran ciudad de París, donde ocurrió este indignante ataque, ofrecen al mundo un ejemplo permanente que perdurará más allá de la visión de odio de esos asesinos", sostuvo Obama.