Para ver correctamente lanoticiaweb, te recomendamos actualizar tu navegador?
6 de Octubre de 2011
Salud

El HPV requiere polticas pblicas activas

La incorporación al calendario oficial de inmunizaciones de la vacuna contra el Virus de Papiloma Humano (HPV), es un salto de calidad en la lucha contra el cáncer de útero y, a su vez, constituye una oportunidad para el desarrollo de una estrategia integral de prevención en la lucha contra el cáncer de útero.

Por Jorge Álvarez, concejal UCR San Isidro

El HPV es la infección de transmisión sexual que, mayoritariamente, contagia el varón a la mujer y su existencia es desconocida por una parte considerable de la población, a pesar de ser la primera causa de cáncer en la población femenina

En la mayoría de los casos el virus desaparece solo. Si la infección persiste puede producir lesiones que con el tiempo pueden derivar en cáncer.

Al tratarse de una infección de transmisión sexual, el HPV es totalmente prevenible y curable a bajo costo, por ende es también una oportunidad para el desarrollo de una política con perspectiva de género que contemple y dimensione la desigual implicancia que este virus adquiere en la mujer.

Al respecto, el Periodista Nelson Castro señala, en su libro sobre la “Salud de los Presidentes”, que Juan Domingo Perón era portador de HPV al recordar que sus dos primeras esposas fallecieron victimas de cáncer de útero

Entonces, este virus no solo requiere de una visión de política pública de género y salud, requiere además el desafío de igualar oportunidades.

Un informe publicado recientemente por el Instituto Ángel Roffo, señala que las mujeres portadoras del HPV son mayoritariamente de una población de bajo nivel socio-económico, donde el 75% tiene nivel educativo bajo, el 45% pertenece a hogares bajo la línea de pobreza, y mas del 70% no posee obra social ni cobertura privada de salud.

Dicho informe advierte que más del 32% de las pacientes fueron diagnosticadas en estadios avanzados y en su mayoría se trata de mujeres socialmente vulnerables, con empleo informal y sin protección social

La vacuna para niñas de 11 años que en estos días comienza a dar el Ministerio de Salud de la Nación, blinda del riesgo de cáncer blindando a la población que aún no se inició sexualmente, pero en el caso de las mujeres mayores de esa edad la estrategia debe estar centrada en la prevención.

La realización del PAP y la colposcopía siguen siendo fundamentales para prevenir y detectar lesiones malignas causadas por una infección ya existente, así como profundizar las medidas de prevención con campañas destinadas a informar a varones y mujeres, teniendo en cuenta las especificidades sociales y culturales de cada segmento social. Es preciso llevar adelante políticas públicas que se fijen el objetivo de reducir la mortalidad por cáncer del cuello uterino, mediante la prevención del carcinoma invasor a través de la detección, diagnóstico y tratamiento temprano de la enfermedad en sus etapas preinvasoras.

Para ello, al Programa Nacional de Vacunación del HPV (Virus de Papiloma Humano) hay que sumarle una fuerte campaña de concientización con perspectiva de género y el diseño de un programa que permita la confección de estadísticas para el desarrollo de políticas públicas posteriores.

En el Concejo Deliberante de San Isidro aprobamos la creación de un “Programa de prevención del HPV” con el objetivo de reducir la mortalidad por cáncer de útero.

Es solo un comienzo, ahora debemos trabajar para lograr políticas activas por parte de los gobiernos nacional y provincial, a fin de evitar muertes que son totalmente prevenibles.